Moda y Belleza

¿Estás en tus 30? Esto es lo que debes evitar hacerle a tu pelo

Al igual que en el resto de tu organismo, desde los 30 tu pelo comienza a perder nutrientes, por lo que es importante eliminar malos hábitos.

Sad Girl Looking At Her Damaged Hair Isolated On White Background

Igual que todo nuestro organismo, el pelo envejece con los años, perdiendo nutrientes que le dan estructura, color y resistencia. Estos niveles van disminuyendo comenzando los 30, por lo que nuestro pelo, al igual que el resto de nuestro cuerpo, se debe comenzar a cuidar de mejor manera.

Por eso que al llegar a la treintena, es mejor evitar ciertos hábitos que a la vista parecen inofensivos e implementar otros. Con esto tu pelo seguirá manteniéndose saludable a largo plazo.

Hábitos que eliminar con tu pelo

  • Teñírtelo en casa

Actualmente con la pandemia se entiende que no se pueda ir a un salón para tinturarse. Pero después de la cuarentena, es mejor evitar teñírtelo por ti misma y mejor pagar por un profesional para que te tiña el cabello.

O si vas a hacer procedimientos en casa en estos tiempos, mejor pregúntale a un colorista que te guíe o te ayude para mantener tu cabello tinturado.

Esto a la larga te ahorrará dinero, al evitar errores en tu pelo, por no saber aplicar ciertos productos.

caída del pelo por estrés
Créditos: Getty Images
  • No usar protector solar o de calor en el pelo

Durante el verano, tu cuero cabelludo sufre igual que tu piel con la exposición al sol, causando deshidratación, decoloración y hasta debilitando tus hebras. Es mejor usar un protector solar capilar, los hay en aceites, sueros y lociones.

También sucede lo mismo con una herramienta de calor (plancha, onduladora), por lo que se recomienda usar un protector térmico, que puedes encontrar en farmacias o tiendas de cuidado para el cabello.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jorja (@hairby.jorja)

  • Amarrar o peinar el cabello mojado

¡Una regla sagrada en todas las edades! El pelo es mucho más frágil de lo normal cuando está mojado, por lo que es propenso a quebrarse y caerse si se peina en ese estado. Eso es mucho peor si te amarras con ligas muy ajustadas también.

Lo peor sería también pasar productos de calor por ella cuando no se ha secado todavía, como la plancha. Esto hará que tu pelo se debilite, se queme y se maltrate.

Lo mejor es secar el cabello al aire libre y usar plancha o tenaza solo cuando esté completamente sexo y con protección térmica. Lo ideal también es usar ligas o colets mucho más suaves u holgados, como de satín, por ejemplo.

Mujer Cepillandose El Pelo
  • No usar acondicionador

El saltarte el acondicionador en tu ducha puede hacer que tu pelo se vea áspero y seco, además de quedarte con más enredos o nudos. Después del shampoo es necesario aplicarte acondicionador, idealmente desde la mitad de tu cabellera hacia las puntas, dejando actual por 3 minutos o más, para que tu cabello quede humectado. Con el acondicionador puedes aprovechar de desenredar, eso sí con un peina de dientes anchos.

  • Lavar tu pelo con agua muy caliente

Otro error muy común es lavar el pelo con agua caliente, pero lo mejor es evitarlo porque las altas temperaturas abren las cutículas y favorecen la pérdida de nutrientes y humedad. Hazlo con agua tibia y procura que el último enjuague sea en una temperatura un poco más fría.

Mujer Lavandose La Raices Del Pelo
  • Una mala alimentación

Todo en tu organismo puede afectar tu cabello, por lo que un pelo saludable también tiene que ver con tu alimentación, tu tiempo de sueño, tu hidratación y tus niveles de estrés.

Lo que puedes hacer con tu alimentación, es tratar de enfocarte en consumir productos ricos en antioxidantes, grasas saludables, vitaminas, minerales y proteínas. Algunos ejemplos son el huevo, los frutos rojos, los cítricos, las nueces, pescados y vegetales verdes.

  • No ir al dermatólogo

Si experimentas un problema capilar, como la caída, y sigues solo consejos caseros o te automedicas, puedes terminar empeorando tu salud capilar. Lo mejor es recurrir a un dermatólogo para saber cuál es el origen del problema y solucionarlo de raíz.