Amor

¿El fin de una amistad te puede romper el corazón? Aquí te decimos

A veces no nos damos tiempo para procesar una pérdida amistosa, y lo cierto es que puede doler tanto como un quiebre amoroso o fallecimiento.

Corazon Roto Por Fin De Amistad

Tenemos claro que las rupturas amorosas o la partida de un ser querido es dolorosa y vivimos un duelo emocional por ello. A veces nos olvidamos que las amistades también son lazos profundos con otros que nos pueden romper el corazón. 

Es por eso que en el #Dedicados de FMDOS hablamos de este tema. Ya que es algo importante a tener en consideración en nuestra salud mental.

La cuenta de Instagram @laboratorio_afectivo se refirió a este tema.

¿Por qué es un dolor diferente el fin de una amistad?

La citada cuenta señala que la tristeza por la que pasas al terminar una relación de amistad se puede definir como un ‘duelo amigo’. 

Lo cierto es que es un sufrimiento complicado. «El duelo ambiguo ocurre cuando perdemos a alguien que sigue vivo, pero a diferencia del duelo por una muerte, este proceso carece de finitud y certeza. Ocurre cuando alguien o algo cambia mucho o simplemente desaparecen de nuestras vidas», explicaron en Laboratorio Afectivo.

Amistad Ruptura

Por una parte, es difícil de procesar. «Nos debatimos entre la esperanza de creer que las cosas serán como antes y la angustia o el dolor de sentir que tu relación como la conocías se te escapa poco a poco de las manos», expresó.

En la cuenta también expresaron que es normal sentirse confundidos y perdidos en el proceso. «También es importante recordar que muchas veces estas pérdidas responden a que estamos creciendo, nuestras necesidades emocionales y grado de madurez están cambiando y, por lo tanto, es esperado que nuestras redes de apoyo empiecen a transformarse», explicaron.

A veces no nos damos tiempo para procesar una pérdida amistosa. Pero lo cierto es que te puede dejar con un corazón roto igual que con otros tipos de pérdida.

«Nunca es fácil dejar ir a alguien que fue una parte importante de tu vida, reconocerlo y aceptarlo es el primer paso para procesar la pérdida y poder empezar a sanar», recalcaron.