Moda y Belleza

¿Usas agua micelar? Conoce los mitos y verdades de esta solución

Día a día, son más las personas que usan el agua micelar como producto de belleza, conoce sobre sus bondades y desventajas.

Agua

Día a día, son más las personas que usan el agua micelar como producto de belleza, conoce sobre sus bondades y desventajas. Actualmente, todas las mujeres se realizan rutinas para cuidar la piel del rostro, por lo tanto, el skincare cada vez tiene más seguidoras.

Lo imporante según varios expertos es que realices todos los pasos necesarios para tener en óptimas condiciones tu cara. Deberás limpiar con un líquido especial, humectar con una crema y aplicarte protector solar. Luego de esta rutina, podrás maquillarte como desees.

Agua Micelar

Los especialistas indican que si bien, todos los pasos son importantes, el que adquiere más relevancia es el primero, la limpieza. Siguiendo la misma línea, son varias las personas que usan esta agua micelar para lavar el rostro.

¿Qué es el agua micelar?

Según Web Consultas, una revista de salud y bienestar, el agua miscelar «contiene micelas, unas moléculas que tienen la capacidad de atraer las partículas de suciedad y sebo que se acumulan en el rostro, y retenerlas«.

Muchas veces, este líquido se suele confudir con los populares tónicos y la verdad es que no son lo mismo. La diferencia está en que el agua micelar debe ocuparse para limpiar y eliminar impurezas, mientras que el tónico se usa posteriormente y es usado para preparar la piel para los siguientes pasos de la rutina.

Limpieza

Otro mito que hay que aclarar es que el agua miscelar solo se utiliza para retirar el maquillaje que te aplicaste en los ojos, lo cual es falso. Para este delicado sector de nuestra cara existen otros productos destinados a realizar esta limpieza.

¿Solamente las personas jóvenes pueden usarla? No, eso no es cierto. Al ser un agua pura y suave, es perfecta para todas las edades, teniendo pieles suaves o más maduras.

Piel

Finalmente, te enseñamos como aplicártela de manera correcta. Primero, debes tener el producto y un pétalo de algodón. Luego debes empaparlo de agua y pasarlo por tu cara en forma circular y de forma ascendente. Cuando veas que el pétalo quede completamente blanco, es cuando tu cara está completamente limpia.