Espectáculos

La triste despedida de Marcela Vacarezza y su hija Martina

Tras disfrutar de unos días en Miami, la hija mayor de Marcela Vacarezza y Rafael Araneda tuvo que regresar a Chile.

Marcela Vacarezza Hijos
@marcelavacarezza_

Una despedida con lágrimas incluidas fue la que tuvo Marcela Vacarezza estos días, luego que su hija Martina regresara a Chile.

Y es que la joven, tras disfrutar de unos días junto a su familia en Miami, tuvo que volver a su país natal, dejando atrás a sus seres queridos.

Recordemos que actualmente Marcela Vacarezza y Rafael Araneda se encuentran en Estados Unidos, donde viven con sus hijos menores. Esto luego que el conductor recibiera una oferta de trabajo en el país de Norteamérica.

Sin embargo, la mayor de sus retoños se quedó en Chile con su abuela, ya que se encuentra estudiando Derecho en la Universidad Católica.

Marcela Vacarezza Hija

La despedida de Marcela Vacarezza y su hija mayor

En su cuenta de Instagram, la psicóloga compartió unas fotografías de cómo fue el último momento que compartió con Martina antes que tomara el avión.

En las imágenes también se ve a Florencia, otra de las retoñas de Marcela Vacarezza, quien también aparece con los ojos llorosos en la despedida de su hermana.

Marcela Vacarezza Hija

«Y se fue mi niña. Pasa tan rápido el tiempo. Como me gustaría que estuvieras aquí siempre, pero sé que tomaste otro camino y te apoyamos con el corazón. Te amo muchísimo», escribió la animadora junto a la postal.

La publicación de Marcela Vacarezza consiguió más de 15 mil me gusta en la plataforma, y recibió cientos de mensajes de apoyo por parte de sus seguidores.

Te puede interesar: «Rafael Araneda y Marcela Vacarezza le dedican especial saludo de cumpleaños a su hija»

«Lo mejor para ella! Cuesta dejar q vuelen, pero nuestro corazón de madres siempre las abriga!», fue uno de los comentarios que le dejaron.

Otra seguidora de Marcela Vacarezza le escribió que «te abrazo con amor bella…tus niñas son adorables sin duda lo que Uds han formado es maravilloso. Duele soltarlos ….pero es la ley de la vida».