Espectáculos

Catalina Guerra en De tú a tú: ‘No me voy a volver a reír nunca más’

La actriz develó oscuros episodios de su vida, así como otros momentos felices que la han convertido en una mejor persona.

DTAT   Cata Guerra (2)

Este martes 8 de junio, Catalina Guerra fue la invitada a un nuevo capítulo en ‘De tú a tú’.

Y entre otros temas,  la actriz se refirió a su imagen pública en el espacio de Canal 13.

Según comentó,  la gente la ve ‘como una persona súper extrovertida, divertida, con sentido del humor’.

‘Creo que estoy considerada como buena actriz; creo que estoy en el inconsciente colectivo de la gente, son muchas teleseries, estar metida en los livings y en las piezas de las casas de todo el mundo. Y creo que a ratos me deben encontrar insoportable, creída, pasá pa la punta, contestataria, todas esas cosas’, comentó la actriz.

Su familia

Cata Guerra nació en agosto en 1969. Sus padres, Gloria Münchmeyer y Jorge Guerra, estaban casados y ya tenían un hijo de dos años, Jorge Guerra Junior.

Pero por el lado del papá había más hermanos: Matías, Denisse y Pablo. Sus padres se separaron cuando Cata tenía tres años.

‘Yo creo que mi papá se enamoró de otra persona. Yo creo digo para hacerla suave. Es que era muy seductor entonces todos quedaban rendidos. Te deslumbraba. Era un ser muy especial’.

Su papá tuvo otro hijo y mientras él hacía Pin Pon, ocurrió el Golpe de Estado.

Durante la Dictadura, militares iban a las grabaciones del programa infantil y lo apuntaban con sus armas, por si decía algo que no debiera. Jorge, junto al Tío Valentín, decidieron dejar de hacer el programa. Es ahí cuando Guerra se va a Cuba porque no podía aparecer en ningún lugar público.

Al respecto, Cata contó que no tiene recuerdos de su papá en sus primeros cuatro años. Más grande, junto con su hermano, fueron a verlo una vez a Cuba y a Ecuador dos veces en diez años.

‘Era un tipo muy simpático, muy divertido’. Para ella ‘no había día del padre, para nosotros no era significativo. Mi mamá siempre nos habló maravillas de mi papá. Todo lo que a ella le encantó de mi papá, es lo que nos transmitió a nosotros de cómo era’.

Jorge Guerra estuvo 16 años fuera del país y para la actriz fue fuerte.

‘No solamente por no tener la suerte de haber tenido un papá más presente, sino también era bien paradójico que fuera Pin Pon, un personaje que le ha enseñado a cinco generaciones chilenas’.

‘Me encontré con un Jorge Guerra súper defendido. Creo que se le caía un poco la estantería si él asumía o se hacía responsable de esta situación. Lo aprendí a conocer y me fui de ese viaje sabiendo quien era Jorge Guerra, aunque no tuviéramos el vínculo padre-hija, yo ya podía saber cómo era’, comentó Cata sobre un viaje que hizo a verlo a sus 17 años.

‘Yo creo que él no sabía cómo ser papá. Él estaba muy preocupado y ocupado de su trabajo, entonces yo lo agarré en un peak en donde yo no cabía, creo’.

Martín le preguntó si lo increpó, pero ella asumió que no resultó mucho. ‘Me quedé con una cosa pendiente hasta el día en que se murió’.

Revisa: Vivi Kreutzberger en De tú a tú: ‘La vida me dio una segunda oportunidad

La muerte de su papá

Y cuando murió, recordó,  ‘yo cerré un capítulo importante en mi vida, porque entendí que mi papá vino a hacer otra cosa a este mundo. No vino a ser mi papá, vino a ser el papá de cinco generaciones chilenas, que evidentemente eso era mucho más importante que solo ser mi papá. Eso lo pude ver después de que se murió’.

‘Cuando decidimos hacerle el velatorio en el teatro, como Dios manda, estuvo Inti-Illimani, Quilapayún, artistas distintos… Llegaban buses de gente a despedir a Pin Pon. Siento que mi papá me ayuda más desde el cielo que acá. Me conecto mucho mejor con él. Él me ha ayudado mucho’, expresó la hija de Gloria Münchmeyer.

Sus relaciones

Cuando Cata entró a la teleserie ‘Fácil de Amar’ conoció a Ricardo Larenas, que era el productor general de la teleserie. Se enamoraron y tuvieron a Antonia.

Él murió en un accidente en Farellones. ‘Es un acontecimiento que me costó mucho ubicarlo. ¿Para qué? ¿Para qué me pasó esto? Son cosas que no ocurren. Uno no se queda viuda a los 21 años. Que se muera tu compañero, tu pareja, el que anoche estaba durmiendo contigo quedas como… ¿qué pasó? ¿Qué va a pasar con mi hija?’, se preguntó.

Su mamá estuvo todo el tiempo con ella. ‘Siempre he sido buena para la talla, con mucho sentido del humor, humor negro (…) pero aquí dije ‘no me voy a volver a reír nunca más’. Sin embargo, uno hace el duelo con los años y uno aprende a vivir con ese dolor’, agregó Guerra.

Después de esta pérdida, Cata conoció a Alejandro Albertini con quien se casó y tuvo un segundo hijo. ‘Él pasa a ser como absolutamente la imagen paterna. De hecho, Antonia le dice papá. Armamos familia rápidamente’.

Relató que viajaron mucho, tiene los mejores recuerdos de esa relación, “y agradezco profundamente que haya querido ser el papá de Antonia. Voy a estar eternamente agradecida’.

Estuvieron juntos siete años y luego se separaron. ‘El amor se empezó a acabar. Quizás uno extiende un poquitito el tiempo. Creo que hay que tener ojo con que uno de repente insiste más de lo que debería. Fue bueno, fue conversado’.

Aseguró que ahora no tienen relación, pero él si tiene un vínculo con los hijos. De hecho, vive con Pedro, el segundo hijo de Cata.