Espectáculos

Carolina Infante recordó una violenta encerrona que vivió: «Fue traumática»

La madre de Belén Soto conversó en Aquí Somos Todos y reveló detalles del complejo momento que vivió en frebrero del 2021.

Belén Soto y Carolina Infante
Instagram: @belen_soto

Ya son varias de las figuras públicas que han sido víctimas de alguna encerrona en Chile, hecho delictivo en el que se ven acorralados por la intercepción de delincuentes a bordo de autos o motos.

El caso conocido más reciente es el del animador de televisión Julio César Rodríguez, quien sufrió un doble intento de encerrona en Providencia esta misma semana.

Además, Juan Cristóbal Guarello fue víctima de un hecho similar. Tras terminar de relatar el partido de la Universidad Católica y Sao Paulo, el comunicador salió a su hogar desde Machasa en la calle Club Hípico. Allí, sufrió una violenta encerrona mientras iba conversando con su hermano Fernando Guarello, quien avisó de la situación en Twitter.

Otra de las figuras que fue víctima de una encerrona fue la comunicadora Carolina Infante, quien recordó cómo fueron los hechos sufridos en febrero del 2021.

Cómo fue la encerrona a Carolina Infante

La comunicadora dio detalles del complejo momento que vivió, en diálogo con Aquí Somos Todos. Esto ocurrió el año pasado cuando se dirigía a casa tras finalizar su jornada laboral.

«Fue una situación bastante traumática, todavía me da harto miedo salir a la calle y a determinadas horas yo definitivamente ya no salgo», confesó Carolina Infante por la encerrona que vivió.

«Yo siempre he sido bien cautelosa, soy más bien asustadiza, pero yo, adelante mío, vi a dos personas, no vi nunca cuatro, porque los de atrás iban escondidos y eso es lo que yo recomiendo: estar atento a cuántas personas van en el auto de al lado», sumó.

También reveló que, sin resistencia alguna, entregó el auto y que logró esconder su teléfono. Por eso, pudo llamar a su familia luego e ir a poner la denuncia en la comisaría.

Lee también: Julio César Rodríguez por la doble encerrona: «Lo más estresante de todo es que te sigan»