Noticias

¿Orgasmo cervical? Te contamos como tener el orgasmo más intenso y duradero

Varios estudios respaldan que uno de los más orgamos femeninos más intensos es a través de la estimulación del cérvix.

Puedes que hayas tenido sexo, pero no siempre los orgasmos aparecen fácilmente. El orgasmo femenino es toda una búsqueda ya que todas las mujeres tienen formas distintas de llegar a él. 

Ahora, la práctica más común para llegar a él es a través de la estimulación del clítoris. Si se masajea y toca correctamente, hay mujeres que alcanzan el clímax rápidamente, ya sea en solitario o con sus parejas. Sin embargo no todos los orgasmos son iguales y todas las mujeres lo sienten diferente. 

Pero un orgasmo que promete ser bien intenso… es el cervical 

¿Cuál es este?

Pues es un gran desconocido dentro de la familia de los orgasmos. Su nombre alude a la zona situada justo en el final de la vagina y en la entrada del útero, llamada cérvix o cuello uterino. Esta parte se puede entrenar para ser una zona erógena. 

¿Se puede entrenar? Pues principalmente con los ejercicios Kegel. 

ejercicios kegel

Cuando nos excitamos, el cérvix está lubricada y al llegar al orgasmo, se contrae. Según varios estudios, el orgasmo producido estimulando la vagina y el cuello uterino es distinto al que se tiene estimulando el clítoris. 

Te puede interesar: ¿Volver a encender la llama? Esta postura te hará reavivar tu vida sexual

¿Cómo se puede llegar al orgasmo cervical?

Lo mejor es estar muy relajada. Una de las claves para cualquier orgasmo es estar tranquila y dejarte llevar. Puedes intentarlo por primera vez complaciéndote a ti misma o en compañía. Eso sí, explorar esta zona requiere paciencia y tiempo, así que lo mejor sería empezar por ti misma.

 orgasmo cervical o del cérvix 

En primer lugar, debes saber donde está tu cérvix y poder alcanzarla con los dedos. Para eso es mejor estar acostada, la idea es estar bien lubricada. Así que cuando lo estés, introduce tus dedos hasta el final de la vagina, busca la pared cervical y con mucho cuidado, intenta estimularla. Puede que al principio no se sienta placentero, pero es cosa de probar y ver lo que más te gusta.

Cuando ya tengas unas sesiones contigo misma donde hayas encontrado bien lo que te gusta, ahí sería bueno probar con otro. ¿Quién sabe? Quizás llegues al mejor orgasmo de tu vida.