Mujeres FMDOS

¿Conoces la historia de la mujer que dio la vuelta al mundo en bicicleta?

¿Sabías que existe la historia de una mujer que dio la vuelta al mundo en bicicleta? Acá te contamos más sobre Annie Londonderry.

Annie Londonderry
Twitter

¿Cómo que dio la vuelta a todo el planeta? Así es, en FMDos nos gusta destacar historias de grandes mujeres y en esta ocasión te contaremos sobre la mujer que recorrió el mundo montada en su bicicleta.

Corría la última década de 1800 y Annie Kopchovsky, de tan solo 23 años, hacía una hazaña que marcaría el feminismo actual.

La mujer de origen judío había arrancado de Lituania en búsqueda de nuevas oportunidad, junto a sus tres hijos. Los problemas que azotaban en ese entonces a Europa eran terribles.

Un día, a la joven se le presentó un desafío bastante complicado, tenía que dar la vuelta al mundo en bicicleta.

Annie
Mujeres Bacanas

La apuesta se generó luego de que dos comerciantes apostarán de que las mujeres no eran capaces de cuidarse a ellas y valerse por si mismas.

En ese entonces, los hombres le dijeron a Annie que si realizaba el desafío completo, obtendría un premio de 10 mil dólares. Los únicos requisitos eran dar la vuelta completa al planeta y volver con 5 mil dólares.

¿Cómo comenzó el viaje de la mujer que dio la vuelta al mundo en bicicleta?

Annie, quien era una mujer muy empoderada, aceptó encantada la proposición.

Un tiempo antes de comenzar el viaje, un hombre, dueño de una compañía de agua le ofreció 500 dólares, a cambio de poner el nombre de su marca en su bicicleta.

Fue por lo anterior que la joven se hizo conocida como Annie «Londonderry», el cual era el nombre de la compañía que la auspició.

El viaje fue muy complejo debido a los cambiantes climas y debido a aquello, la aguerrida mujer tuvo que cambiar sus rutas en varias ocasiones.

Annie
Mujeres Bacanas

Pero la lluvia, el sol o la nieve no fueron impedimento para que Annie recorriera todo el mundo. Si bien, hubo algunos caminos que los hizo de forma necesaria en barco, la mayoría de los tramos fueron realizados en bicicleta.

La hazaña de Annie fue tal, que varias empresas querían arrendar un espacio de su bicicleta para poner su marca. La joven fue más astuta y puso en arriendo sus brazos y su espalda, lugar donde ponía las propagandas.

Hacia el final de su viaje, Annie gritó, con todas sus fuerzas y por varias ciudades, por los derechos de las mujeres.

Así es como quedó demostrado una vez más que las mujeres somos capaces, incluso, de dar la vuelta al mundo.