Espectáculos

¿Qué había pasado? Yamna Lobos confiesa el por qué la despidieron de Mekano

En una reciente entrevista, Yamna Lobos confesó por qué los ejecutivos del extinto programa la sacaron del team.

Yamna Lobos Mekano
Instagram @yamnalobos

El programa Mekano dejó varios integrantes que hasta el día de hoy siguen siendo parte de la memoria colectiva en nuestro país, entre ellos Yamna Lobos. 

Recordemos que fue en el año 2001 que la bailarina profesional se sumó al extinto programa juvenil. Sin embargo, la participante no duró mucho tiempo en el team.

¿La razón? Yamna Lobos fue despedida por el equipo de Mekano, y en una reciente entrevista contó el motivo por el cual tomaron esa decisión.

La razón por la cual despidieron a Yamna Lobos

Fue en conversación con el programa online #Relaja2 que la empresaria reveló el motivo por el cual tuvo que abandonar el espacio televisivo después de casi 3 años.

Y es que según explicó Yamna Lobos, cuando era parte de Mekano, también estaba estudiando diseño, por lo que se encontraba agotada y esto afectó su trabajo. «Entraba a las 8 de la mañana a estudiar, hasta las 3 de la tarde. Los ensayos eran a las 4 y salíamos tarde, porque después nos quedábamos hasta las 9 o 10 de la noche», aseguró.

«Luego, llegaba a mi casa a hacer los trabajos de la universidad, los que eran maquetas en ese tiempo», añadió la artista.

Yamna Lobos Mekano
Créditos: Mega

Además, Yamna Lobos admitió que «empecé a quedarme dormida en los programas, estaba cansada. Tampoco podía participar en las grabaciones extras que hacían. Típico que iban al parque o los móviles en la mañana».

Debido a lo anterior, la bailarina contó que uno de los ejecutivos del programa le pidió que se «pusiera las pilas». Pero aunque lo intentó, no logró compatibilizar ambas responsabilidades.

«Me llamaron a reunión y al final, no eran compatibles las dos cosas. Me llamaron para decirme adiós. Fue terrible, salí súper triste y apenada», cerró Yamna Lobos.

Lee también: Yamna Lobos celebró con todo a su pequeña hija Agustina: «La luz de mi vida»