Espectáculos

Gino Costa terminó en la clínica por delicado problema de salud

"Duele como si fuera un infarto. No podía respirar", contó Gino Costa sobre la dolencia que lo mantiene en reposo.

Gino Costa
TVN

Este miércoles 14 de junio, Gino Costa generó preocupación entre sus seguidores.

Y es que el rostro de TVN compartió una foto desde una clínica a través de sus historias de Instagram.

Si bien el periodista no dio detalles en ese momento, sí lo hizo horas más tarde en medios de comunicación.

¿Qué le pasó a Gino Costa?

Según contó el integrante del programa Buen Finde, lo que lo afectó fue una costocondritis aguda.

«Se me inflamó un cartílago que une las costillas al esternón. Duele como si fuera un infarto. No podía respirar», expresó Gino Costa a Página 7.

Eso sí, el periodista detalló que no es primera vez que sufre de esta afección.

Además, consultado por cómo se vienen los próximos días, el ex notero señaló que se encuentra con «hartos medicamentos y full reposo».

Y por lo mismo, aun desconoce si podrá estar el sábado en el programa que conduce junto a Karen Doggenweiler y Mauricio Pinilla.

Los síntomas

Por otra parte, según relató el periodista al portal TiempoX, lo primero que sintió fue una molestia en el pecho, que posteriormente se fue incrementando.

«La verdad es que no hay muchas causas… pero el dolor era insoportable«, agregó el hombre de TVN, quien actualmente se encuentra reposando en su hogar.

A través del formato Stories, en tanto, compartió una foto de su fiel compañera Lorenza.

Lee también: ¿Lo retaron? Mauricio Pinilla fue citado por TVN debido a sus dichos sobre las armas

¿Qué es la costocondritis aguda?

Según el sitio Middlesexhealth, la costocondritis es una «inflamación del cartílago que conecta una costilla al esternón (hueso del pecho)».

«El dolor causado por la costocondritis podría asemejarse al de un ataque cardíaco u otras enfermedades del corazón. La costocondritis suele no tener causa aparente«, detalla el sitio.

Además, recalca que el tratamiento se centra en aliviar el dolor, mientras se espera que la enfermedad mejore por sí sola en el transcurso de unas semanas.