Espectáculos

Daniel Fuenzalida sobre el consumo de drogas: «Se vino el mundo encima»

Invitado en De Tú a Tú, el comunicador Daniel Fuenzalida transparentó uno de los momentos más duros de su vida.

Daniel Fuenzalida
Instagram: @exhuevo

Daniel Fuenzalida estuvo invitado al más reciente episodio de De Tú a Tú, emitido este domingo 5 de junio por las pantallas de Canal 13.

En conversación con el animador del programa de Canal 13, Martín Cárcamo, Daniel Fuenzalida habló de varios aspectos de su vida, incluyendo sus adicciones y el proceso de rehabilitación que enfrentó.

Daniel Fuenzalida reveló cómo inició su consumo de drogas y alcohol

El comunicador se encontraba muy nervioso por un examen que tenía que dar su grupo al propio Ravani y donde él era el director de su equipo. Con esta preocupación, un compañero le ofreció drogas en el baño del instituto, para ayudarlo a Daniel Fuenzalida a pasar los nervios.

En esa línea señaló: «Vi una cuestión indefensa, no me dio miedo, como nunca la había visto, no tenía idea, nunca me había fumado ni un pito«.

Esta situación lo llevó a enfrentarse al propio Ravani durante el examen con una nueva personalidad, pues frente a las exigencias del director, lo encaró basándose en una frase que le había escuchado en una clase.

«Me acuerdo que en una de sus clases dijo que el que se sentaba ahí era Dios y yo me sentí, producto de mi paso por estos hales de cocaína y más el recuerdo de lo que él había dicho, yo aquí soy Dios«, aseguró. Acto seguido le dijo: «Eduardo te puedes retirar del ‘switch’, yo aquí soy Dios, no me importa que seas el profesor, pero yo para dirigir acá, no puedo estar con eso».

Al contrario de lo que pensaban él y todos sus compañeros, Eduardo Ravani, detuvo el examen y lo alabó por su reacción, colocando a todo el grupo, un siete. El comunicador recordó esta situación: «Yo entendí que esto era como mágico, Me había sacado una personalidad que yo no tenía en el colegio, que no tenía en la vida, o sea, me había enfrentado a un profesor que era de características rudas, con mucha personalidad… me sentí Dios y ahí empecé a validar eso». También Daniel Fuenzalida agregó: «Con este compañero que me ofreció drogas, nos empezamos a juntar y ahí entro en un consumo recreacional, ni siquiera carrete, algo muy mínimo».

Las tres fases del consumo

Cuando ya Daniel Fuenzalida entró a trabajar y a conseguir mayores posibilidades económicas, comenzó a comprar drogas. «Los procesos son tres etapas, consumo recreacional, abuso y dependencia», señaló.

Frente a este escenario, el animador contó que haciendo la práctica en Extra jóvenes lo invitaron a un asado como despedida a Claudia Conserva que se iba a Canal 13. Este evento le provocó a Daniel miedo e inseguridad frente a lo social. Y eso lo llevó a consumir en el lugar del asado, destacando en el grupo por su gran personalidad. Con esto, se sintió validado frente a sus amigos de trabajo, consumiendo nuevamente en el lugar.

Además, señaló que después de esta reunión social nació su sobrenombre. «Volví, ya pasó el carrete, debe haber sido un viernes, y el lunes llegué a la oficina a seguir haciendo mi práctica y ahí me pusieron huevo, porque me cacharon que si no estaba duro, estaba cocido, me sacaron la foto», reveló Fuenzalida.

La peor etapa de Daniel Fuenzalida

Daniel Fuenzalida pasó a conducir el programa Lunáticos en el mismo canal, y allí aumentó su consumo de drogas. Este espacio solo se grababa un día a la semana, quedando con más tiempo, ganando más dinero, siendo mucho más conocido y con horas de ocio. Esto, comentó Daniel, fue una mala combinación, consumo y fama; agregó que, «yo no me había dado cuenta en el huevón pesado que me había transformado».

En relación al mismo tema, el conductor de televisión confesó que todo se complicó aún más cuando fue despedido de Chilevisión. Él volvía de sus vacaciones en marzo 2002, su hija había nacido en enero del mismo año, el canal tenía nuevos ejecutivos y le avisaronn que se acababa Lunáticos. De esta manera, su contrato con la emisora terminó. «Se me vino el mundo encima en todos los términos. Económicos, de autoestima. Solamente me dedicaba a estar con algunos amigos, a carretear y a no estar en la casa», confesó.

Fuenzalida reveló que durante esta etapa de su vida, estaba en una profunda crisis personal. Su matrimonio funcionaba a medias, producto del consumo, su esposa estaba embarazada y él, muchas veces llegaba tarde e incluso, no llegaba hasta el día siguiente. Esto provocaba peleas y profundos problemas en su matrimonio.

El animador desclasificó que luego de su despido de Chilevisión, comenzó la etapa más dura, entre el 2002 y el 2005. Contó que allí «el consumo fue mayor. Te vas juntando con otra gente, vas pidiendo fiado a los ‘dealer’. Empiezas a vender todas las cosas para poder pagar lo que debes, deudas en el arriendo, con los gastos comunes». Estos problemas derivaron en una profunda crisis personal, que resultó en el quiebre definitivo de su matrimonio.

La rehabilitación

Después de un fin de semana en la calle, durmiendo en el cerro San Cristóbal, volvió al centro para iniciar la rehabilitación. Durante el primer mes internado para desintoxicarse comentó que lo pasó muy mal y donde las dos primeras semanas durmió todo el día. Luego, inició un tratamiento ambulatorio donde tuvo una pequeña recaída. Sin embargo, lo retomó después y completó el tratamiento de un año y ocho meses.

Ya finalizada la rehabilitación y estando sin trabajo en la televisión, inició un reality vía Twitter que se convirtió en un programa de entrevistas en auto. Se llamaba Twitcar, era en vivo y se subía a YouTube.

Luego, fue contratado para trabajar de panelista en el programa En Portada. Allí renació el animador de las calles a la televisión y quedó finalmente como conductor del programa de farándula. Más adelante, le presentó a UCV Televisión el espacio Me Late, programa que conduce hasta hoy, ahora en el canal TV+.

Lee también: De Tú a Tú: así es la casa de Daniel Fuenzalida en Curacaví