Amor

Parejas: Estudio revela que dormir en camas separadas potencia el sexo

Aunque podría pensarse que es al revés, una investigación demostró que dormir separados es bueno para las parejas.

Camas

Un estudio británico, en el cual se investigaron los hábitos de dormir de 1.540 personas, demostró que dos quintas partes de las parejas tienden a dormir separadas.

Y dentro de esa cifra, más de la mitad lo hace porque su compañero/a ronca, lo que dificulta el buen descanso.

¿Es malo para la relación?

Inesperadamente, la encuesta reveló a la vez que,  más de un tercio de las parejas que duermen separadas, declararon tener relaciones sexuales de manera más frecuente.

Y no solo eso, ya que un 16% de los participantes del estudio aseguró que con esta medida les ‘mejoró su vida sexual’.

De este modo,  los investigadores concluyeron que dormir en camas separadas no solo asegura el confort de cada integrante de la pareja, sino que además potencia el deseo e incrementa la frecuencia del acto sexual.

Revisa: ¿Tienes compañeros de pieza? Te contamos sobre 4 formas para tener sexo calladitos

Así, las parejas que duermen por separado pueden ser tan felices como las que duermen juntas, señalaron los expertos.

Y a ello se agrega que pueden tener una vida sexual tan plena como quienes comparten la misma cama.

Otras conclusiones sobre dormir en camas separadas

-Para la mayoría de las parejas, dormir en camas separadas no es tanto una opción, sino una solución práctica a sus dificultades para conciliar el sueño.

-Las noches de insomnio de un integrante del dúo, causadas por los ronquidos, movimientos u horarios diferentes del otro, tienden a generar conflictos en la relación.

-Los malos hábitos de sueño pueden aumentar la producción de la hormona del estrés, el cortisol, causando problemas tanto individualmente como a nivel de pareja.

-Que ambos integrantes logren tener noches de sueño reparadoras, les permite sentirse emocional, mental y físicamente más saludables.

-Dormir en camas separadas ya no es visto como una señal de que la relación está en crisis. Todo lo contrario. Los vuelve una pareja más feliz, segura y estable.