Actualidad

¿Los cigarros saborizados son más dañinos? Buscan prohibirlos

Luego de una lucha de varios años, varias entidades quieren prohibir la venta de cigarros saborizados, ya que serían más nocivos.

Cigarros Saborizados
Getty Images

¿Fumas cigarros saborizados? Autoridades analizan prohibir su venta ya que harían más daño a la salud que los corrientes.

Mundialmente, existen 1140 millones de personas que fuman. Si llevamos estos números a nuestro país, la cifra de fumadores alcanza el 33% de la población nacional, según la encuesta nacional 2016-2017 del Ministerio de Salud.

Día a día son más los detractores del consumo de tabaco, ya que es tremendamente perjudicial para la salud.

Algunos de los graves problemas que provoca el tabaquismo es, según la Clínica Mayo, son el cáncer de pulmón, boca, esófago, laringe, vejiga, cuello del útero y hasta leucemia. Fumar también afecta al sistema circulatorio y puede causar esterilidad, diabetes, entre otras muchas enfermedades.

Persona Enferma
Getty Images

¿Quién busca prohibir los cigarros saborizados y por qué?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA en inglés), es la organización que lanzó la iniciativa.

Pero ¿por qué quieren prohibir solo los cigarrillos con sabor? El doctor broncopulmonar del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Felipe Rivera, comentó sobre esta temática.

El especialista dijo que el cigarro, al tener distintos sabores, lo hace más adictivo. El tabaco por sí solo, tiene un sabor que no es agradable y está técnica hace que se camufle.

Cigarro
Getty Images

Otro punto importante a considerar, es que según el doctor, este tipo de cigarrillos serían más dañinos ya que «cualquier sustancia que se inhale, que no sea aire puro, tiene la potencial capacidad de producir fenómenos inflamatorios e irritantes, e inducir crisis asmáticas«.

También, el consumo de este tipo de tabaco, llama más la atención a las personas más jóvenes, los cuales pueden ser potenciales fumadores.

Se cree que la prohibición de los cigarros saborizados es una de las iniciativas más duras que ha querido instaurar la FDA. Lo anterior, desde que autoridades estadounidenses le entregaron facultades a la organización para ejercer regulaciones sobre el consumo de tabaco.