Actualidad

Condenado a la cárcel sabía que tenía VIH, no se cuidó, embarazó y contagió a su novia

El paciente sabía que era portador del VIH, sin embargo no se cuidó con su pareja y la embarazó. Ahora fue condenado a la cárcel.

Hombre con VIH va a la cárcel
Getty Images

Un hombre de 22 años fue condenado a la cárcel tras transmitir el virus de Inmunodeficiencia humana (VIH) a su novia y embarazarla. El joven sabía de su serología, sin embargo, no tomó las medidas necesarias para cuidar a su pareja.

El hecho ocurrió en el país vecino, en la ciudad argentina de Córdoba, y conmocionó a la ciudadanía. El cargo imputado al paciente con VIH por el que irá a la cárcel es «lesiones gravísimas agravadas», según informó el canal local de televisión, Todo Noticias (TN). El juez a cargo fue Hernán Buteler, de la Cámara 6ª del Crimen de dicha ciudad.

Paciente con VIH condenado a la cárcel por no cuidarse

El imputado está acusado de incumplir con la Ley Nacional de Profilaxis. El artículo 18 de dicho instrumento legal indica lo siguiente:

«Será reprimido con la pena establecida en el artículo 202 del Código Penal quien, sabiéndose afectado de una enfermedad venérea transmisible, la contagia a otra«. Además, las penas que establecen dicha ley van de los tres años hasta los 15 años de prisión efectiva. En este caso, el imputado fue sentenciado a tres años y seis meses de cárcel.

Según explicó una fuente de la Fiscalía al mencionado medio argentino, el paciente VIH positivo que va a la cárcel mantuvo una relación sentimental con una mujer durante un año. Esto ocurrió entre el año 2018 y el año 2919.

No obstante, cuando ella descubrió que estaba embaraza, se enteró que era portadora del virus. Luego, cuando se dio una ruptura entre ambos, ella decidió denunciarlo.

«El hombre sabía perfectamente que tiene VIH, no está enfermo de sida, y nunca tomó recaudos preventivos con una de sus últimas parejas, con quien mantenía relaciones», dijo la fuente de la Fiscalía.

La pena

Lee también: Derribando mitos sobre la donación de sangre: Aquí te explicamos