Virales

Detienen a bloguera por fingir su secuestro para sacarle dinero a su ex pareja

Se trata de Katerina Yakimenko, una joven de 23 años que junto a su actual pareja querían sacar provecho del dinero de su ex pololo.

Detienen a bloguera por fingir secuestro para sacarle dinero a su ex pareja
Instagram

Katerina Yakimenko, una bloguera ucraniana de 23 años, fue detenida por la policía por supuesto delito de fraude. Y es que junto a su actual pareja habían planeado un secuestro de la joven. Lo anterior, para sacarle dinero a la ex pareja de ella, un sujeto adinerado de Moscú.

El hecho se registró en Ucrania. Y, según detalló Obozrevatel, la ex pareja de la bloguera le había comprado, previamente, propiedades en Emiratos Árabes Unidoslujosos autos viajes.

¡Lo dejó por otro hombre!

Sin embargo, todo dio un giro cuando Katerina Yakimenko inició una nueva relación amorosa con otro hombre. Con el que decidió planear su «desaparición» para poder obtener más dinero de su ex.

En ese contexto , el destacado medio expresó que en una sede de la Policía Nacional de Ucrania en Járkov se introdujo una denuncia por el secuestro de la bloguera. Y, se explicó que los delincuentes exigían cinco bitcoins (más de 126 mil millones de pesos chilenos) para su rescate.

Tras alertarse el hecho, la policía rastreó el auto en el que supuestamente se habían llevado a la joven, el cual lo detectaron en Kiev. Pero eso no es todo, porque también se pudo confirmar que la tarjeta bancaria de la mujer seguía siendo usada en cafés y restaurantes. Todo como si nada estuviese pasando.

Detienen a bloguera por fingir secuestro para sacarle dinero a su ex pareja

Por lo mismo, las sospechas del hecho comenzaron a rondar y se hizo un seguimiento hasta dar con el paradero de la mujer, quien estaba acompañada de su actual pareja en un un restaurante. Fue tras esto que se decretó el arresto de ambas personas y fueron puestos ante la justicia.

Por lo ocurrido, se estableció una fianza de 110 mil dólares (más de 82 millones de pesos) y la bloguera y su cómplice podrían ser condenados con penas de entre 5 y 12 años de cárcel.