El Diablo se viste a la moda