Abrazados

#ViernesDeCuentos: Lee en familia «El tigre sin color»

Un cuento siempre es bueno para compartir un momento en familia. Aquí te traemos "El tigre sin color", ideal para leer en familia.


Como cada viernes, en Abrazados preparamos distintos cuentos para que disfrutes en esta cuarentena en familia. Hoy te traemos el cuento «El tigre sin color» de Pedro Pablo Sacristán y que es ideal para conversar sobre la libertad. 

«El tigre sin color»

Había una vez un tigre sin color. Todos sus tonos eran grises, blancos y negros. Tanto, que parecía salido de una de esas películas antiguas. 

Su falta de color le había hecho tan famoso, que los mejores pintores del mundo entero habían visitado su zoológico tratando de colorearlo, pero ninguno había conseguido nada: todos los colores y pigmentos resbalaban sobre su piel.

Entonces, un día apareció Chiflus, el pintor chiflado. Era un tipo extraño que andaba por todas partes pintando alegremente con su pincel. 

Pero no pintaba lienzos, ni paredes, sino que pintaba el aire y nunca mojaba su pincel. Por eso es que era llamado el pintor chiflado, ya que la gente no comprendía lo que hacía.  Chiflus, dijo que él pintaría a este tigre, algo que causó mucha risa entre las personas de ciudad.

Al entrar en la jaula del tigre, el chiflado pintor comenzó a susurrarle a la oreja y por ratos, movía su seco pincel arriba y abajo sobre el animal.

De pronto, las personas que miraban muy atentas y un poco desconcertadas el trabajo del pintor, se empezaron a sorprender, porque la piel del tigre comenzó a tomar los colores y tonos más vivos que un tigre pueda tener. 

Chiflus estuvo mucho tiempo susurrando al gran animal y retocando todo su pelaje, que resultó ser bellísimo. Cuando terminó, todos querían saber cuál era el secreto de aquel genial pintor. 

Chiflus explicó cómo su pincel sólo servía para pintar la vida real, que por eso no necesitaba usar colores, y que había podido pintar el tigre con una única frase que susurró a su oído continuamente: «en sólo unos días volverás a ser libre, ya lo verás».

Viendo la tristeza que causaba al tigre su encierro, y la alegría por su libertad, los responsables del zoológico finalmente lo llevaron a la selva y lo liberaron, donde nunca más perdió su color.

Créditos: Cuentos para dormir

"El tigre sin color"


Más en #Abrazados


Lo más reciente


Lo Más visto