Espectáculos

Fernanda Ramírez tomó una drástica decisión con respecto a su nombre

La actriz de "La Ley de Baltazar", Fernanda Ramírez, explicó por qué su nombre no aparece en los créditos de la teleserie.

Fernanda Ramirez Nuevo Look
Instagram @lafernaramirez

Fernanda Ramírez, quien es parte de la nueva teleserie «La Ley de Baltazar», decidió invertir sus apellidos.

De ahí que en los créditos de la teleserie de Mega, que se estrenó este martes 7 de junio, aparezca como Fernanda Salazar.

A través de sus historias de Instagram, Fernanda dio a conocer la importante noticia.

«Para quienes no saben, invertí mis apellidos. Espero pronto poder hacerlo en esta cuenta también! Dándole a mi apellido materno el espacio que se merece«, expresó la actriz al replicar una foto en la que aparece junto a una continuista de Mega.

«Y empezando nuevo proyecto sureño, este se llama: rendirle los honores que merece el linaje materno. Vea usted los créditos de la teleserie«, escribió Rocío, la continuista que aplaudió la iniciativa de Fernanda.

En La Ley de Baltazar

Fernanda Ramírez, ahora Fernanda Salazar, interpreta a «Anita Zúñiga», esposa de «Fernando Gatica» (Claudio Castellón), en la nueva apuesta de las 20.00 horas.

«Es una chica de esfuerzo, que ha salido adelante gracias a la ayuda de su madre y a su propio sacrificio», comentó la intérprete sobre su personaje al portal Página 7.

«En su adolescencia tuvo un romance con Gabriel (Simón Pesutic), el hijo menor de Baltazar (Francisco Reyes), que la dejará marcada por mucho tiempo y que con ayuda de Feña, su marido, superó poco a poco», agregó.

«Anita tiene como objetivo vivir tranquila, poder lucir su talento con la pastelería. Y darle un buen futuro a su hijo», agregó Fernanda, quien está feliz grabando en la localidad de Cochamó.

«Ha sido una bellísima experiencia el poder conocer este lugar, sus paisajes y sobre todo a las personas«, manifestó la destacada actriz de 31 años.

Lee también: «Para mí es medio difícil»: Gabriel Urzúa entregó detalles de su personaje en La Ley de Baltazar