Espectáculos

¡De Chile a Europa! Así es la vida de Gianella Marengo en Italia

Tras su participación en Aquí se Baila, Gianella Marengo regresó a Milán, a la espera de las grabaciones de un nuevo programa.

Gianella Marengo Italia

Han pasado unos meses desde que Gianella Marengo decidió radicarse en la ciudad de Milán, la capital mundial de la moda.

La recordada participante de Yingo y Calle 7 vendió muchas de sus pertenencias antes de dejar Chile, como su auto y su casa.

Luego de un mes y medio viviendo en Italia, Gianella Marengo regresó a nuestro país para ser parte de la competencia de Aquí se Baila.

Gianella Marengo
Créditos: Instagram @giamarengo

Pero desde un comienzo afirmó que venía solo temporalmente, ya que apenas terminara su participación en el programa de Canal 13, la influencer volvería a Milán.

Y así sucedió hace unos días, cuando Gianella Marengo armó sus maletas y partió rumbo a su nuevo hogar en el país europeo.

La vida de Gianella Marengo en Italia

La ex chica reality comenzó abril desde su departamento en Milán, donde vive junto a sus tres chihuahuas, que la acompañan a todos lados.

Ya han pasado cinco días desde que Gianella Marengo llegó a Milán, y este martes 5 de abril comentó que no se sentía muy bien, ya que estaba con dolor de garganta y otras molestias.

Pero de todas formas, la ex chica reality aprovechó de mostrar algunos espacios de su nuevo departamento a través de sus redes sociales.

Tal como explicó Gianella Marengo en sus historias de Instagram, su casa no es muy grande, pero tiene una terraza bastante espaciosa, y además está cerca de un colegio.

Aunque, el departamento donde está actualmente la bailaría es temporal, ya que muy pronto la veremos de vuelta en nuestro país. 

Gianella Marengo viajó a Italia con la promesa de volver a Chile, para trabajar en un nuevo programa de televisión. Aún no ha dado más detalles, pero sus seguidores están expectantes por la noticia.

Lee también: ¡Campana de bodas! Hermana de Kika Silva se casa: Dio el sí en la montaña

En vivo

Si no supiste amar...