Sexo

4 mitos (infelices) sobre la felicidad

Estamos pasando por momentos tremendamente complejos. Este contexto muchas veces puede hacernos sentir lejos de nuestro anhelo por ser felices.


Estamos pasando por momentos tremendamente complejos. Este contexto muchas veces puede hacernos sentir lejos de nuestro anhelo por ser felices. Si a eso le sumamos los siguientes 4 mitos sobre la felicidad, es bastante probable que se nos complique aún más la situación. La buena noticia es que al identificarlos podemos comenzar a ver las cosas desde otro lugar y más importante aún; podemos comenzar a hacer las cosas de una manera distinta.

Mito N° 1: La felicidad es el estado natural de los seres humanos

Nuestra cultura insiste en que los humanos son naturalmente felices. Como en el final de los cuentos cuando dicen: “y vivieron felices para siempre”. Sin embargo, uno de cada diez adultos intentará suicidarse, y uno de cada cinco sufrirá de depresión. Además, la probabilidad estadística de que sufras un trastorno psiquiátrico en alguna etapa de tu vida es de casi el 30%. No son exactamente grandes probabilidades, ¿verdad? Y cuando añades toda la miseria causada por problemas que no están clasificados como trastornos psiquiátricos —soledad, divorcio, dificultades sexuales, estrés laboral, crisis de mediana edad, problemas de relación, violencia doméstica, aislamiento social, acoso, prejuicios, baja autoestima, ira crónica y falta de sentido o propósito en la vida— comienzas a tener una idea de lo escasa que es realmente la felicidad. Desafortunadamente, muchas personas viven con la creencia de que todos los demás son felices excepto ellos. Y —lo adivinaste— esta creencia crea aún más infelicidad.

Mito N° 2: Si no eres feliz, eres defectuoso o tienes un problema

Siguiendo lógicamente el Mito 1, la sociedad occidental asume que el sufrimiento mental es anormal. Es visto como una debilidad o enfermedad, un producto de una mente que de alguna manera es fallada o defectuosa. Esto significa que cuando inevitablemente experimentamos pensamientos y sentimientos dolorosos, a menudo nos criticamos a nosotros mismos por esto. Sin embargo, los procesos de pensamiento normal de una mente humana sana naturalmente conducirán al sufrimiento psicológico. No eres defectuoso, tu mente sólo está haciendo su trabajo; lo que evolucionó para hacer, buscando problemas y amenazas.

Mito N° 3: Para crear una vida mejor, debemos deshacernos de los sentimientos y pensamientos negativos

Vivimos en una sociedad obsesionada con encontrar la felicidad. ¿Y qué nos dice esa sociedad que hagamos? Eliminar sentimientos ‘negativos’ y acumular sentimientos ‘positivos’ en su lugar. Es una buena teoría y en la superficie parece tener sentido. Después de todo, ¿quién quiere tener sentimientos desagradables? Pero aquí está la trampa: las cosas que generalmente valoramos más en la vida traen consigo toda una gama de sentimientos, tanto agradables como desagradables.

Por ejemplo, en una relación íntima a largo plazo, aunque experimentarás sentimientos maravillosos como amor y alegría, también inevitablemente experimentarás decepción y frustración. Esto me ha llevado a conocer personas que se separan porque “no era completamente feliz”, esperando serlo en su siguiente relación y luego en la que sigue.

No existe tal cosa como la pareja perfecta y tarde o temprano ocurrirán conflictos y diferencias. Lo mismo ocurre con casi todos los proyectos significativos en los que nos embarcamos. Aunque a menudo traen sentimientos de emoción y entusiasmo, también generalmente traen estrés, miedo y ansiedad. Creerse este mito puede ser un gran problema, ya que es bastante improbable crear una vida mejor si no estás preparado para tener algunos sentimientos y pensamientos desagradables.

Mito N° 4: Deberías ser capaz de controlar lo que piensas y sientes

El hecho es que tenemos mucho menos control sobre nuestros pensamientos y sentimientos de lo que nos gustaría. Sin embargo, tenemos una gran cantidad de control sobre nuestras acciones. Y es a través de la acción que podemos crear una vida rica, plena y significativa.

La abrumadora mayoría de los programas de autoayuda se suscriben a este mito. Así, muchos enfoques te enseñan a identificar pensamientos negativos y reemplazarlos por otros más positivos. Otros enfoques fomentan la repetición de afirmaciones positivas como: «soy fuerte y capaz en todo momento». El tema básico de estos enfoques es este: si desafías tus pensamientos o imágenes negativas y, en su lugar, llenas repetidamente tu cabeza de pensamientos e imágenes positivas, encontrarás la felicidad. ¡Si la vida fuera tan simple! Estoy dispuesto a apostar que ya has intentado innumerables veces pensar más positivamente en las cosas y, sin embargo, esos pensamientos negativos siguen regresando una y otra vez. Puede que esto sirva por un rato, pero vuelven a aparecer. De hecho, hay evidencia de que cuando a personas con baja auto estima se les dan este tipo de indicaciones, terminan con más baja auto-estima.

Nuestras mentes han evolucionado a lo largo de cien mil años para pensar de la manera en que lo hacen, por lo que no es probable que unos pocos pensamientos positivos o afirmaciones las cambien tanto. No es que estas técnicas no tengan ningún efecto; a menudo pueden hacerte sentir mejor temporalmente. Pero no se desharán de los pensamientos negativos a largo plazo. Lo mismo ocurre con los sentimientos ‘negativos’ como la ira, el miedo, la tristeza, la inseguridad y la culpa. La probabilidad es que, si eres como la mayoría de los otros humanos en el planeta, ya has pasado mucho tiempo y esfuerzo tratando de tener sentimientos «buenos» en lugar de «malos», y probablemente hayas encontrado que mientras no estés demasiado angustiado, puedes, hasta cierto punto, lograrlo. Pero probablemente también has descubierto que a medida que aumenta tu nivel de angustia, tu capacidad para controlar tus sentimientos disminuye progresivamente. Lamentablemente, este mito se cree tanto, que tendemos a sentirnos inadecuados cuando nuestros intentos de controlar nuestros pensamientos y sentimientos fracasan. ¿podrías controlar el no pensar en este momento sobre el Corona Virus?
Yo tampoco.

Nota: esta columna está basada en el libro “La Trampa de la Felicidad”, del Dr. Russ Harris.

Si quieres saber más sobre el tema escucha “Cómplices, Los Dos” todos los jueves a las 19:00 horas.

Rodrigo Jarpa es Magíster en Psicología Clínica, Doctor en Sexualidad Humana. Fundador & Docente, Academia de Psicología & Bienestar. Miembro de la American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists.

Síguelo en su cuenta de Twitter: @rodrigojarpa

¡Deja tus preguntas!


Más en #Sexo


Lo más reciente


Lo Más visto