Actualidad

¡Con un conejo! Votante llegó a sufragar con su mascota en brazos

Se trata de Guillermo, un hombre que votó en Valparaíso y que no dudó en llevar a su mascota hasta el local de votaciones.

Elecciones

Por primera vez en la historia de nuestro país, las elecciones se han realizado en dos días. Este sábado y domingo miles de personas se han acercado a las urnas para ejercer su derecho a voto. Hay que recordar que esta vez, se elegirá a los cargos de alcalde, concejales, gobernados y convencionales constituyentes. 

Y como en cada votación, hay algunas personas que han llamado más la atención. Ya sea por el diseño de su mascarilla, por su vestimenta, uso de disfraces e incluso algunos han ido acompañados de sus mascotas.

Tal fue el caso de Guillermo, un votante de Valparaíso que no encontró mejor forma de ir a sufragar, que acompañado de su mascota, que es un conejo. 

Con el conejo en brazos llegó al local de votación y rápidamente se llenó de miradas por quienes estaban sufragando, al igual que él en el local. 

Según contó Guillermo a Meganoticias, su mascota se llama Rabbit y solo tiene 7 meses. «Se porta bien, donde lo dejo se queda. Si lo dejo en el suelo no se arranca» contó el hombre de Valparaíso.

Estas son algunas de las fotos de Guillermo y su conejo: 

Fue A Votar Con Su Conejo

 

Votante Con Su Conejo
 

Los votantes y sus mascotas

Hay que recordar que esta no es la primera persona que va a votar con su mascota. De hecho, ayer, una joven llegó a votar con su perrito que llevaba en la espada, dentro de una mochila especial para mascotas y solo se asomaba su cabeza.

Mujer Votando Con Su Perro

Otras personas, también llevaron a sus fieles compañeros a votar, algunos con su correa y otros dejándolos afuera para ejercer el voto. Tal fue el caso de una perrita llamada Macarena, que esperó por varios minutos a su amo fuera del local de votación. «Se llama Macarena, tiene 12 años, es un perrito muy fiel. Me admiró por ella porque me dicen ‘oye Macarena ‘y son gente que nunca la había visto. Ella está acostumbrada, ya que yo puedo entrar a cualquier local y ella me espera tranquilamente», contó su dueño, según consigna ADN.