Vida sana

Piel de gallina: ¿Qué es la queratosis pilar y cómo tratarla?

La reacción que conocemos como piel de gallina, cuando es permanente se llama queratosis pilar. Aquí te contamos más información al respecto.

Queratosis Pilar
gettyimages

A veces los escalofríos u otras sensaciones son demostrados por la piel, con el conocido concepto de piel de gallina. Si bien, es una reacción de la piel momentánea, existe la queratosis pilar. ¿Qué es?, ¿Cómo tratarla? Aquí te contamos más detalles.

La queratosis pilar, es una afección cutánea, bastante común e inofensiva, que genera zonas secas y ásperas. A menudo se dan en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas e incluso los glúteos.

Si bien no causa dolor ni malestar alguno, lo cierto es que resulta un problema estético, pues las partes afectadas toman el aspecto permanente de piel de gallina, pero con los granitos más rojos que no pasan inadvertidos.

La queratosis pilar no se puede prevenir ni curar. Sin embargo, si se puede tratar con productos humectantes y cremas con receta médica para ayudar a mejorar la apariencia de la piel.

Cuando la ‘piel de gallina’ se vuelve permanente

El efecto permanente de la piel de gallina, se produce por la queratina, una proteína dura que protege la piel de infecciones y sustancias nocivas. Al acumularse, obstruye la apertura de los folículos pilosos, lo que provoca manchas irregulares y ásperas en la piel.

Lo que no está claro, es por qué se produce esta acumulación de queratina en las personas que presentan queratosis pilar. Según expertos puede estar asociado a una enfermedad genética o la dermatitis atópica.

Queratosis Pilarr
Créditos: Gettyimages

Lo que sí es cierto, es que se ha detectado mayor incidencia de queratosis pilar en personas con diabetes, insuficiencia renal, síndrome de Down o síndrome de Graham-Little, pero no se ha descubierto el motivo de su predisposición a padecerla.

¿Cómo tratar la queratosis pilar?

El tratamiento para eliminarla debe ser recetado y controlado por un especialista, en este caso un dermatólogo, y fundamentalmente incluye lociones emolientes (que suavizan, ablandan y aumentan el grado de humedad), exfoliantes tópicos compuestos de ácido láctico, ácido salicílico o urea, además de corticoides y retinoides tópicos.

Te podría interesar: Recetas para el desayuno y picoteo con Salmas