Vida sana

¿Conoces la dieta paleo? Esta la alimentación inspirada en la comida de la prehistoria

¿Carne sí y arroz no? ¿Harta fruta pero sin legumbres? Acá te contamos en qué consiste este tipo de dieta y qué incluye.

Dieta Paleo Getty
Getty

Cada cierto tiempo algunas dietas y estilos de vida se ponen de vida, y ahora no es la excepción. En esta época se popularizó la dieta paleo, que es un tipo de alimentación inspirada en la comida que los cazadores y recolectores comían en la prehistoria. Si te interesa saber en qué consiste y cuáles serían sus beneficios, sigue leyendo.

¿En qué consiste este tipo de dieta?

De acuerdo a la Clínica Mayo, especialista dentro de Estados Unidos, esta rutina de alimentación toma como referencia lo que los humanos comían en el paleolítico, hace aproximadamente unos 2,5 millones y 10.000 años. Por este motivo también es conocida como paleolítica, de la Edad de Piedra, de cavernícola y de cazadores-recolectores.

En ese entonces el sistema de vida que las personas tenían se basaba en recolectar y cazar sus alimentos, como frutas y verduras; y carnes magras y pescado, respectivamente. Dentro de esta categoría quedan fuera todos aquellos que se explotaron con la agricultura, como los granos, legumbres, cereales y lácteos.

Dieta Paleo Getty 2

¿Cuáles son los beneficios de ella?

Supuestamente, esta dieta se basa en lo que originalmente comían nuestros ancestros, cuyos cuerpos se adaptaron muy bien a ella. En paralelo, los sistemas de las personas prehistóricas tuvieron que modificarse rápidamente para procesar la comida que impuso el moelo agricultural, lo que explicaría el aumento de problemas cardíacos y diabetes.

Los beneficios de tomar esta dieta como referencia se desprenden de reducir el consumo de carbohidratos y aumentar el de frutas y verduras. Si bien lo último siempre es sano debido a la cantidad de vitaminas y fibra que tienen, cortar los carbohidratos solamente debe hacerse si un médico lo estipula.

Los alimentos que exluye la dieta paleo:

  • Cereales: trigo, avena, arroz y cebada.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos y porotos.
  • Productos lácteos: queso, leche, mantequilla y derivados.
  • Azúcar refinada.
  • Sal.
  • Tubérculos: papas y camotes.
  • Alimentos procesados, como pan y pasteles.

Si quieres seguir una dieta paleo, consulta con tu nutricionista si es para ti.