Espectáculos

Por muerte de Sarah Everard: Kate Middleton envió emotiva carta a su familia

La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, dedicó unas emotivas palabras a la familia de la joven asesinada a manos de un policía en Londres.

Kate

La muerte de Sarah Everard sigue dando que hablar en Reino Unido. Ahora va de la mano de Kate Middleton.

Esto porque, hace unas semanas atrás ocurrió la cruel muerte de Sarah Everard, joven de 33 años que fue secuestrada y posteriormente asesinada presuntamente por el policía Wayne Couzens de 48 años.

Este hecho generó una ola de protestas en diferentes partes de Londres, de varias mujeres quienes se reunieron para pedir justicia por Sarah y para que la policía asuma la responsabilidad de Couzens.

De hecho, fueron varios los sectores de la sociedad londinense que quedó muy afectado por el hecho. Una de ellas fue la duquesa de Cambridge Kate Middleton.

Según consigna el medio The Mirror, Kate fue una de las tantas mujeres que quedó muy afectada y conmovida con lo que le ocurrió a Sarah hace unas semanas. Por esta razón decidió tener un gesto con su familia.

La carta de la duquesa de Cambridge

De acuerdo con el citado medio, Kate Middleton le escribió una carta (a mano) «profundamente personal» a la familia de Sarah Everard.

«La carta de Kate fue profundamente personal y sincera, expresó su absoluta tristeza por lo que están pasando la familia y los seres queridos de Sarah«, expresó una fuente a The Mirror.

Siguiendo con lo anterior la fuente declara que Middleton: «Sabe que no hay palabras que puedan cambiar lo que pasó, pero que quería hacerles saber que ellos y Sarah están en sus pensamientos«.

Asimismo, un cercano a la familia de Sarah aseguró que en la familia estaban «extremadamente conmovidos» por el gesto que la duquesa de Cambridge Kate Middleton tuvo con ellos.

Cabe destacar, que este no fue el único detalle que Kate Middleton tuvo con Sarah Everard. La duquesa de Cambridge visitó el parque Clapham Common, en el sur de Londres, donde dejó un ramo de flores.

Además, la duquesa de Cambridge asistió sin séquito ni fotógrafos al lugar como señal de respeto.