Espectáculos

Kathy Orellana reveló que célebre personaje de Rojo la ayudó a salir de la droga

Katherine Orellana, habló de sus inicios como cantante, su paso por Rojo y cómo un amigo la ayudó a salir de su adicción a las drogas.

Katherine Orellana confesó que Rodrigo Díaz la ayudó a salir de la droga

Este lunes 22 de marzo, Canal 13 emitió un nuevo capítulo del programa «De Tú a Tú», programa en el que estuvo invitada Kathy Orellana, a conversar con Martín Cárcamo. En esta ocasión, la entrevistada del espacio fue Katherine Orellana, quien habló de sus inicios como cantante, su paso por Rojo y también por algunas de sus polémicas.

Una de las polémicas de las cuales conversó, tiene relación a sus adicciones y Katherine Orellana detalló que además del exceso de alcohol, también fue consumidora de drogas duras, como la cocaína. Y fue en este momento de su vida que un antiguo amigo de Rojo la ayudó: Rodrigo Díaz.

Katherine Orellana confesó que Rodrigo Díaz la ayudó a salir de la droga

En el programa le mostraron un video que le envió su amigo, el el cual le enviaba un saludo. Al verlo, Kathy Orellana de inmediato se quebró, y detalló que Rodrigo Díaz fue crucial en el proceso de su rehabilitación. «Lo echo de menos, no lo veo hace mucho tiempo. Fue uno de los primeros amigos que estuvo conmigo cuando caí en la cocaína. Él fue el que me sacó, me trató de ayudar», contó la cantante.

La ayuda que recibió Katherine Orellana de su amigo

Según comentó Kathy Orellana, su amigo Rodrigo Díaz la invitó a vivir con él en su departamento durante varios meses, con el fin de alejarla del círculo de la droga. «Me dejó estar en su casa, con mis problemas. Y me invitó a conocer el Centi, una organización cristiana que estudia la Biblia», explicó. Además, señaló que gracias a su amigo ella desarrolló su camino espiritual y que aquello ha sido fundamental en su vida.

«Rodrigo es súper buen amigo», concluyó la cantante, y, agregó que actualmente no se ven por temas de trabajo y porque está enfocada en su hijo Facundo.

En vivo

Si no supiste amar...