Noticias

Descubre los nuevos siete pecados capitales

¿Quién no ha pecado alguna vez?  La vida está llena de actividades, panoramas, aventurillas y desafíos que nos invitan a "pecar".

¡Que lance la primera piedra el que esté libre de pecados…!

¿Quién no ha pecado alguna vez?  La vida está llena de actividades, panoramas, aventurillas y desafíos que nos invitan a «pecar».

Pero ya estamos en 2018, es por esto que los tradicionales pecados capitales: gula, avaricia, lujuria, ira, pereza, soberbia y envidia han sido desplazados (a pesar que algunos siguen cayendo en ellos), por los nuevos siete pecados capitales:

1.  Infidelidad

Este es el pecado número 1 por excelencia. Cada vez hay menos personas fieles. Tener un pareja estable por mucho tiempo hace que las personas se aburran y miren «para el lado» y a veces… hacen más que solo eso.

Tener algo de una noche con un persona desconocida, con un amigo, con un ex  o con un hombre o una mujer guapa se vuelve algo tentador. Eso si hay que clasificar los tipos de infidelidad: la sexual y la emocional.

Si es solo de una noche y algo netamente físico es la primera opción. Pero cuando las «ganas» van más allá de eso y quieres estar con la persona, piensas en ella, te imaginas con ella, etc. entonces piensa bien las cosas…puede ser que te esté gustando de verdad y es ahí cuando tienes que «poner las cartas en la mesa» y ver qué quieres para tu futuro.

*Según la información entregada por el portal de infieles Ashley Madison : Chile es el país que reúne a más infieles en Latinoamérica. Con el lema: «La vida es corta, ten una aventura», la tentación siempre está presente, sobre todo en verano.

2. Egocentrismo

Está bien creerse un poco «el cuento». Hay que tener confianza en sí mismo, pero hay personas que creen que ellos son el sol y los otros  los planetas que giran a  su alrededor. Hablan todo el día de sí mismos y se auto «tiran flores».

Hay que tener cuidado con ser tan yo-yo y preocuparse solo de uno, puede ser que termines alejando a tus cercanos y a esa persona especial. La idea es elogiar también a tu pareja.

3. Celopatía

Podría decir que casi todos los hombres y mujeres de esta tierra son celos@s, obviamente en distinta escala. Tener confianza en la pareja es uno de los factores de éxito en una relación, pero no siempre se logra.

Cuando los celos ya son un tema, se tienen las claves mutuas de facebook, se revisan el celular, no les gusta que su pareja  salga con amig@s, etc.  entonces reeplantéate tu relación.

Tu inseguridad y la falta de confianza (justificada o no) solo puede causar al largo plazo, problemas en ti. Un desgaste emocional…que hace que lo pases mal casi todos los días. Recuerda que lo más importante es ser feliz.

Si lo estás pasando mal, entonces piensa fríamente en qué es lo mejor para ti, qué es lo que quieres para tu vida (en busca de la felicidad) y de seguro ahí encontrarás la respuesta de qué hacer con tu relación.

4. Ninfomanía 

Tener relaciones sexuales es algo que a todo mundo le gusta. Y  hay que decirlo… es bueno y además es recomendable para mantener más sano el cuerpo y ¡rejuvenece!

Tantos beneficios que trae esta actividad física, hace que sea algo que quieras repetir a menudo y cómo no, si lo aconsejado son tener sexo tres veces por semana. Pero cuando quieres hacerlo todo el día, durante todos los días…¡Preocúpate! No es normal. Si sientes un deseo o apetito  sexual exagerado, entonces eres Ninfóman@ y tienes que controlarte… La idea no es mirar a todos con cara de deseo y si tienes pareja no creo que ella o él tenga la misma intensidad que tu.

5. Tentación

Al más puro estilo de la serpiente de Adán y Eva, hacer que la otra persona caiga en la tentación te hace ser pecador. Atraer, cautivar, entusiasmar, persuadir y hechizar son solo algunos de los adjetivos que entran en este pecado. La verdad es que tentar a alguien soltero (si tu también lo estás), no es pecado. Pero si ambos están en una relación (con otra persona) o uno de los dos lo está, entonces sí.

Es mejor alejarse de estas situaciones, no solo por el hecho de que hay más personas involucradas, sino porque  puedes perder la oportunidad de encontrar alguien que sea solo para ti. Y si estás pololeando y andas por ahí tratando de que alguien caiga en «tus redes», entonces es mejor estar soltero y sin compromiso, así te divertirás sin karma.

No solo ser infiel es uno de los problemas, si no también la previa a eso. Es difícil no caer en el juego de lo prohibido, pero intenta no morder la manzana… porque te alejas del paraíso.

6.Caza fortunas

El amor es el eje central de toda relación o por lo menos eso es lo que debería ser… Pero muchas veces las circunstancias y oportunidades de la vida hacen que el amor pase a segundo plano. Es ahí cuando los Caza fortunas entran en juego.

Hay quienes  quieren serlo.  Están con alguien específico porque quieren tener una buena situación económica, para poder disfrutar de los placeres de la vida sin mayor preocupación.

Quieren tener una buena casa, un buen auto, ropa de marca, etc. Pero no les alcanza con su sueldo (si es que trabajan) y necesitan de la ayuda de una pareja.

Y otras veces simplemente  creen que es mejor, por los hijos, «porque les toco esa vida», por costumbre, etc. Entre otros argumentos que deben quedar a un lado si es que en verdad se piensa en ser  feliz y en lo que va a ser  (al largo plazo) mejor para su hijos y para su vida.

7. Promiscuidad 

Es la práctica de relaciones sexuales con varias parejas o tríos (o más personas), en contraposición con la monogamia. En este punto, este pecado se encuentra con la infidelidad.

Claramente se puede tener relaciones con varias personas en un tiempo determinado, pero en general los que están en pareja son los que más caen en esto y se alternan con su pareja y amante. Querer innovar está bien, pero sexualmente con muchas personas…no tanto. Además de ser un  pecador, tienes que tener mucho cuidado con las enfermedades de transmisión sexual.

Bonus Track: La mentira

No hay mucho que explicar… Todos han mentido alguna vez… Lo importante es no herir a las personas que uno quiere y con la mentira solo logras hacerle daño a alguien, aunque creas que es mejor ocultar el secreto… el tiempo te hará ver que no es así. Y ¡cuidado! no te vaya a crecer la nariz como pinocho…