Mute Expand
Belleza

Consigue un cutis de porcelana con este tratamiento de cebolla y miel

Ambos ingredientes son ideales para acabar con las impurezas del rostro, añadiéndole una cuota extra de tersura y luminosidad.


Por un lado, la cebolla es rica en propiedades antisépticas y antibacterianas, por lo que contribuye a reducir las manchas y atenuar las marcas de acné.

La miel, por su parte, por su contenido en peróxido de hidrógeno, se ocupa de retirar la suciedad del cutis y ejerce una acción exfoliante que arrastra las células muertas.

De ahí que ambos ingredientes, fusionados, se conviertan en una excelente dupla para limpiar la piel y dejarla como nueva. ¡Toma nota!

Ingredientes

  • Una cebolla
  • 2 cucharadas de miel
  • Medio vaso de agua

Miel

Preparación

  1. Pela la cebolla, y límpiala muy bien para retirar los gérmenes y bacterias de su superficie.
  2. Córtala en varios trozos e introdúcela en la licuadora junto al agua para convertirla en una especie de puré.
  3. Una vez listo, añádele la miel y remueve los dos ingredientes para mezclarlos bien.
  4. Procede entonces a aplicar el compuesto sobre tu rostro limpio. Extiéndelo sobre todas tus manchas e imperfecciones.
  5. Deja que el producto actúe durante unos 15 minutos y, pasado ese tiempo, retíralo enjuagando con abundante agua tibia.
  6. Pon en práctica este truco todas las noches y verás cómo las manchas se irán aclarando poco a poco.


Más en #Belleza


Lo más reciente


Lo Más visto