Espectáculos

La Divina Comida: Matías Oviedo mostró la casa donde vive con su pareja y su hija

Durante el programa de Chilevisión, el actor abrió las puertas de su hogar y realizó un recorrido por los lugares más significativos.

Matías Oviedo
Instagram @matiasoviedobanda

La Divina Comida estrenó un nuevo capítulo el pasado sábado 10 de septiembre, en el cual los invitados se reunieron a conversar y compartir sus vivencias. 

En esta oportunidad los anfitriones fueron Matías Oviedo, Helia Molina, Jorge Gajardo y Mónica Illanes

La casa de Matías Oviedo

El ex Verdades Ocultas abrió la gran puerta azul de su casa para enseñar su hogar a los televidentes. Casa en la cual vive con su pareja, su hija, sus dos gatos y dos perros. 

A la entrada del hogar  del actor se encuentra un porta vinilos que heredó de su abuelo, en el cual tiene álbumes de bandas de rock como Kiss y Men at Work. 

En la casa de Matías Oviedo destaca el color blanco en muebles y paredes. Además, el intérprete mostró su living comedor, con un sillón gris y ventanales que llevan al patio.

Matías Oviedo Casa
Créditos: Instagram @ladivinacomidachv

Un objeto que llamó la atención es una pintura palestina, donde se ve la mezquita de Al-Aqsa en el medio de la ciudad de Jerusalem. 

Tal como señaló en el programa de Chilevisión, en el patio de su casa Matías Oviedo tiene plantas de mático, cedrón, entre otros maceteros. 

«Aquí luchó contra los gatos, me lo hacen baño», dijo entre risas el actor. 

Su vida como padre

Durante la comida, Mónica Illanes le preguntó a Matías Oviedo si había buscado ser padre o cómo nació la idea. Recordemos que hace unos meses nació su hija, Malú. 

«Fue como lanzarse a la piscina con todo», aseguró el intérprete.

«Vivo acá con la Maca hace un año. En la pandemia dije ‘sabes, es como el momento de esa sensación de querer entregar amor incondicional’. Y ahora me está pasando con mi hija», admitió Matías Oviedo.

Lee también: Simón Pesutic confiesa lo que más le gusta de su personaje en La Ley de Baltazar

En vivo

Si no supiste amar...