Amor

Estudio revela cómo identificar a un hombre infiel por sus facciones

La investigación británica develó, además, que las mujeres ocultan mejor la infidelidad que los hombres. ¡Revisa todos los detalles!

Infiel

Para reconocer a un hombre infiel solo hay que hacer una cosa: ¡mirarlo a la cara!

Y es que según un estudio publicado por The Royal Society Open Science, a los infieles se les nota en sus facciones que lo son.

Para llegar a esta conclusión, un grupo de científicos británicos reunió a 1.516 personas heterosexuales (924 mujeres y 592 hombres), a quienes les pusieron delante fotos de hombres y mujeres con expresión neutra.

Tal cual, sin sonrisas, ni gestos, ni miradas llamativas.

Qué se concluyó

¿Alguien pensaría que es posible reconocer a un hombre infiel por una foto? Posiblemente, no.

Sin embargo, las mujeres de este estudio demostraron que resulta mucho más fácil de lo que se cree.

Pero ellas no solo fueron mucho más certeras a la hora de reconocer a un hombre infiel, sino que además a las mujeres se les nota menos la infidelidad en la cara que a los hombres.

Según el estudio, los rostros de los hombres infieles suelen ser cuadrados, con labios finos, cejas gruesas y pestañas largas.

Dato que coincide con un texto publicado en la revista Archives of Sexual Behaviour, en el que se afirmaba que los hombres de cara cuadrada tenían más posibilidades de ser infieles que el resto.

Hombre con barba

Revisa: Este es el problema sexual más habitual en terapia de parejas

¿Qué tienen en común los hombres infieles?

Por otro lado, un reciente estudio develó que los hombres infieles comparten una característica y tiene que ver con su situación financiera.

O sea, cuanto más dependiente económicamente es un hombre de su pareja, más posibilidades hay de que sea infiel.

Según esta investigación, publicada en ‘Best Life’, la probabilidad de ser infiel es cinco veces mayor cuanta más dependencia económica exista.

De acuerdo a este estudio, aportar menos dinero a la economía familiar, efectivamente afecta a la masculinidad de los hombres, quienes buscan autoafirmar su ego con una propensión mayor a la infidelidad.

‘En un extremo del espectro, ganar menos dinero puede amenazar la masculinidad de los hombres, al cuestionar esa idea tradicional de que son el sostén de la familia’, se concluye en la investigación.