Vida sana

El cerebro consume 350 calorías diarias: Entonces ¿Cuánto puedo adelgazar?

¿Sabes cuántas calorías se queman por deporte? Un jugador de ajedrez en una competencia diaria puede llegar a perder 6 mil calorías.

Pensar Quema Calorías
Créditos: Getty Images.

¿Te ha pasado que un día estás con la cabeza más abrumada que en otros? Esto genera que solamente queramos estar descansando en nuestra cama, en una playa o simplemente no hacer nada. Si es así, déjame decirte que ese cansancio mental está generando que quemes calorías.

Si pensar quema calorías, ¿Puedo adelgazar?

El cerebro humano consume aproximadamente el 20% del oxígeno y glucosa del organismo, lo que significa unas 350 calorías por día. Si lo llevamos a una hora de trabajo intelectual intenso, se consume la misma energía que en una hora de trabajo físico.

De esta forma, muchos pueden creer que al pensar y quemar calorías, uno adelgazaría. Pero no es así, pues es la glucosa la que se reduce y uno no.

Para que tengas noción de las 350 calorías que se queman al pensar, así sería con algunos deportes: En primera instancia tendremos una practica por mujeres, mientras que en segunda instancia por hombres.

  • Baile entretenido 219-273
  • Voleibol 292-364
  • Nadar (moderado) 423-501
  • Nadar (intensidad alta) 715-892
  • Senderismo 438-546
  • Tenis 584-728
Pensar Quema Calorías
Créditos: Getty Images.

Tienes que tener en cuenta que todo se equipara en función de la masa y la grasa corporal, la edad, el sexo, la eficiencia del movimiento y las condiciones como la altitud.

Leer más: Gimnasios abiertos: Los cuidados que debes tener al retomar tu rutina 

El pensar es una de las actividades que más calorías quema y eso que no requiere de tanto ejercicio. Suena difícil de creer, pero muchos jugadores de ajedrez han dicho perder hasta 6 mil calorías en un solo día de competencia. ¡Increíble!

Utilizar nuestro cerebro ayuda a mantenerlo en alerta y reducir el riesgo de enfermedades como el Alzheimer. 

  • La sopa de letras nunca pasará de moda y es una buena forma de prevenir el riesgo de deterioro cognitivo.