Belleza

Renueva tu piel con este exfoliante de avena y bicarbonato de sodio

Además de arrastrar las células muertas, lograrás quitarte varios años de encima con este tratamiento natural.


Exfoliar el rostro una vez a la semana o, cada 15 días, te ayudará a mantener una piel joven, luminosa y libre de impurezas.

Más aún, si recurres a productos naturales, como a este truco elaborado a base de avena y bicarbonato de sodio.

Y es que, mientras el bicarbonato de sodio elimina las células muertas, la avena limpia la piel en profundidad, acabando con las impurezas y evitando la deshidratación.

Además, si combinas este exfoliante con el consumo de batidos que incluyan harina de avena, podrás aprovechar aún más las propiedades de este alimento.

Avena

Ingredientes

  • 2 cucharadas de harina de avena
  • Una cucharada de bicarbonato de sodio
  • Un poco de agua

Preparación

  1. Introduce la harina de avena y el bicarbonato de sodio dentro de un recipiente.
  2. Añade unas gotas de agua a la mezcla y remuévela para formar una especie de pasta.
  3. Si te ha quedado demasiado sólida, puedes agregarle un poco más de agua.
  4. Si, por el contrario, te has pasado con el agua y has obtenido un compuesto excesivamente líquido, vierte algo más de harina de avena para solidificarlo.
  5. Una vez que hayas conseguido la textura deseada, extiende este exfoliante sobre el rostro limpio.
  6. Aplícalo realizando un suave masaje circular, desde la barbilla hasta la frente y evitando que penetre en los ojos y los labios.
  7. Pasados unos 2 minutos, retira el producto enjuagándolo con abundante agua tibia.
  8. Finalmente, sécate muy bien el rostro con una toalla limpia sin frotar, y aplica un tónico o una crema hidratante acorde a tu tipo de piel.


Más en #Belleza


Lo más reciente


Lo Más visto