Espectáculos

¡Llegó el gran día! 10 tradiciones que Meghan Markle y el príncipe Harry tendrán que seguir en su boda

Con la llegada del 2018, la boda real entre Meghan Markle y el príncipe Harry está cada vez más cerca. Recordemos que la pareja se casará el próximo 19 de mayo en Londres.

La boda real entre Meghan Markle y el príncipe Harry está cada vez más cerca. Recordemos que la pareja se casará este 19 de mayo en Londres, por lo que nos imaginamos que deben estar planeando una gran ceremonia. 

Sin embargo, y debido a que no son una pareja «común y corriente», Harry y Meghan deberán seguir la larga lista de tradiciones  de la casa real británica. Así lo recopiló la prestigiosa publicación Vanity Fair. Acá te contamos 10 tradiciones que Meghan Markle y el príncipe Harry tendrán que seguir en su boda

La reina es la encargada de enviar las invitaciones a la boda.
Con motivo de la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton, Isabel II envió 1.900 invitaciones. En el caso de Harry y Meghan, todavía no se ha llegado a este paso, pero su lista de invitados ya está dando mucho que hablar.

Los novios eligen a sus pajes.
No se ha anunciado oficialmente, pero lo más seguro es que Harry y Meghan elijan al príncipe George y a la princesa Charlotte, los dos hijos de Kate y Guillermo.

El novio no tiene un padrino, sino varios «partidarios» (supporters).
El príncipe Guillermo, sin embargo, rompió esta tradición y nombró padrino a su hermano Harry. Desconocemos por ahora si este hará lo mismo o elegirá a uno de sus amigos

La novia debe ir de blanco. 
Lo que hoy parece una obviedad en cualquier iglesia, es una tradición que de hecho empezó en Inglaterra la reina Victoria, en 1840.

Anuncio de compromiso príncipe Harry y Meghan Markle

El ramo de la novia siempre incluye una ramita de mirto.
Otra de las tradiciones iniciadas por la reina Victoria. Después de su boda con el príncipe Alberto, Victoria plantó su ramo de mirto en los jardines de Osborne House, en la isla de Wight, y desde entonces todas las royals que pasan por altar llevan un ramito de ese mismo arbusto en su ramo.

La novia deja su ramo sobre la tumba del “Soldado Desconocido”, en la abadía de Westminster.
Meghan Markle, sin embargo, se casará en la capilla del castillo de Windsor.

La novia siempre lleva una tiara.
Por su boda con el príncipe Carlos, la reina Isabel le regaló a Diana la tiara Cambridge, que después hemos visto a menudo lucir a Kate Middleton. Meghan todavía está esperando la suya.

El novio viste uniforme militar.

Las invitadas deben acudir con sombrero.
Habrá que estar atento a los modelos que para esta ocasión elijan la princesas Beatriz y Eugenia de York.

Siempre hay una fotografía oficial de los novios con la familia real.
Para cuando el príncipe Harry y Meghan Markle se casen, habrá nacido ya el tercer hijo de Kate Middleton, por lo que tal vez la novia no sea la única cara nueva en el retrato familiar.

La familia real es quien se hace cargo de costear la boda

Hay dos tartas nupciales, tradicionalmente de fruta.
La de Harry y Meghan sabrá a plátano, por una broma de la pareja

A los invitados se les obsequia por correo con un pedazo de la tarta.
Los que no tengan el honor de asistir a la boda del príncipe Harry y quieran probarla, tal vez puedan echar un vistazo a eBay.