Tendencias

¿Cómo saber si tu perro está sufriendo por el calor?

Las altas temperaturas no solo afectan a los humanos. Aquí te dejamos algunos tips para saber si es que tu perro presenta un alza de temperatura.


Las altas temperaturas han estado bastante presentes en el último tiempo, afectando incluso a nuestras mascotas. En los perros, particularmente, las temperaturas varían entre los 37,5° C y 39,5 º C, dependiendo de factores como edad, tamaño, peso, etc.

Por lo mismo, es necesario poner atención a los síntomas que podrían indicar que están afectados por las altas temperaturas.

Lee también: ¿Qué tan seguro estás de no ser adicto a WhatsApp?

Según recoge el diario La Hora, la veterinaria Rocío Cortez señala tres puntos en los que hay que fijarse para saber si es que tu perro presenta un alza de temperatura:

Analiza su comportamiento: si tu mascota disminuye su actividad física en contraposición a su día a día, puede ser un síntoma del aumento de temperatura. Cuando un perro tiene calor, tiende a disminuir su actividad y quedarse tranquilo en lugares frescos.

Fíjate en la respiración: cuando los perros tienen calor, comienzan a jadear (como si hubiese hecho actividad física) generalmente con la lengua afuera.

Mucosas enrojecidas: debes revisar bien las encías del perro, si están enrojecidas es porque le falta hidratación.

Consecuencias de un aumento de calor

Si el perro no tiene la posibilidad de refrescarse, podría tener consecuencias muy graves.

“Si por diversos motivos la temperatura de la mascota sube hasta los 40° C – 43º C, se corre el riesgo de que sufra un “golpe de calor”, problema que incluso puede tener un final mortal. Si llega a ese punto, preste atención a sus síntomas: mucosas muy enrojecidas, dificultades para respirar, y en el peor de los casos, vómitos, diarrea y convulsiones. Si nota estos síntomas deberá intentar bajar su temperatura y llevarlo de urgencia a una clínica veterinaria”, señaló la doctora al diario.

Para que el animal se mantenga fresco, es necesario tener agua, sombra y evitar paseos o actividades intensas en los horarios más calurosos. Además, debes evitar encerrarlo en lugares que puedan alcanzar altas temperaturas.

Para refrescarlo, también puedes mojar un poco al perro con una toalla húmeda o usar ventiladores, congelar agua y darle cubitos de hielo. Una buena solución es también usar mantas de enfriamiento.


Más en #Tendencias


Lo más reciente


Lo Más visto