Amor

8 pasos para terminar una relación amorosa de la mejor forma

Aunque la decisión ya esté tomada y no haya vuelta atrás, terminar un pololeo o noviazgo siempre será un momento complicado, doloroso y hasta estresante.

Por eso la doctora en psicología Stephanie Sarkis, especialista en parejas y una de las blogueras más conocidas de la prestigiosa publicación «Psychology Today», elaboró una guía para romper de la mejor manera con tu pareja en 8 pasos. Toma nota.

  • No postergues el momento por miedo o inseguridad. Ni es justo para tu pareja vivir en la ignorancia ni a ti te va a compensar sentir una frustración que puede generar un conflicto mayor. La honestidad, tarde o temprano, se agradece.
  • Aunque vivan juntos, es mejor buscar un lugar neutral fuera de la casa para hablar. De esa forma, cada uno podrá irse por su lado para no prolongar el contacto.
  • Hay que ser directa: No te pierdas en palabrerías. Explícale cuanto antes la situación, y que entienda que estás determinada y segura para que empiece a aceptarlo cuanto antes.
  • No te detengas demasiado en las razones. Limítate a decir que la relación ya no funciona y que necesitas comenzar una nueva etapa. Entrar en detalles y exponer reproches solo provocará un dolor añadido.
  • Evita generar falsas esperanzas. Con frecuencia, para aminorar el golpe se muestran dudas sobre la decisión o se pide un tiempo para reflexionar. Error: Esto sólo hará que el duelo sea más largo y difícil.
  • La conversación tiene que ser breve. No inicies una discusión interminable en la que tú defiendes tus razones y él te rebata, te acuse o intente convencerte. Cuanto más larga, más riesgo de que la situación se tense y acabe peor de lo previsto.
  • Prepárate para la reacción de tu ex pareja. Te mostrará su dolor o su enfado, pero eso no puede hacer que cambies los planes. Y en ningún caso permitas que se ponga agresivo. Si sospechas que puede ser así, haz que te acompañe alguien y te vigile a distancia.
  • La separación debería ser inmediata. Tras la conversación, márchate sola. Si conviven y eres tú la que se irá de casa, ten lista ya una maleta y un lugar donde dormir; mientras que, si él es quien se tendrá que ir, que prepare su marcha mientras tú esperas en otro lugar.