Moda y Belleza

4 alimentos ideales para regenerar tu flora intestinal

El uso de antibióticos, el colon irritable, una diarrea por infección y estrés, entre otros, son factores que alteran y disminuyen la flora intestinal.

La flora intestinal está formada por más de 3 millones de bacterias benéficas que viven de forma natural en nuestro intestino, cuyo objetivo es cuidar la salud, pues evitan que otras que son dañinas se alojen en el cuerpo y causen  infecciones.
Asimismo, la flora intestinal contribuye a la producción de algunas vitaminas, como el complejo B y la vitamina K.

Sin embargo, el uso de antibióticos, el síndrome del colon irritable, una diarrea por infección y el estrés, entre otros, son factores que la alteran y disminuyen.

El objetivo de regenerar la flora bacteria, por tanto, es que el estómago retome correctamente sus funciones digestivas,  ya sea  eliminación de toxinas, transformación de alimentos y transporte a través de la mucosa.

Descubre aquí qué alimentos  favorecen el aumento de la flora bacteriana e inclúyelos ya en tu dieta:

1. Lácteos y sus derivados. Alimentos como el yogur y las bebidas lácteas fermentadas contribuyen a la regeneración de la flora intestinal, pues poseen una serie de microorganismos vivos llamados probióticos, que favorecen la salud gastrointestinal.

2. Probióticos provenientes de Oriente. Cada vez es más común oír de los beneficios del kéfir, la sopa de miso, el chucrut, alcachofas de Jerusalén, tempeh y microalgas (por ejemplo la espirulina), cuyos fitonutrientes son mejor absorbidos en el estómago y reparan la mucosa que lo recubre.

3. Alimentos prebióticos. Las fibras prebióticas nutren selectivamente a las bacterias benéficas en el tracto digestivo y estimulan su crecimiento o actividad. De manera natural se hallan en leguminosas,  semillas, granos, y en  frutas y verduras como manzana, durazno, fresa, tuna y calabaza.

 4. Alimentos fortificados. Cada vez más se desarrollan nuevos productos a los que se añaden o aumentan los componentes benéficos para recuperar la flora intestinal. Por ejemplo, lácteos fortificados, cereales adicionados con probióticos y pan de molde adicionado con fibra prebiótica, entre otros.

Cuidar y preservar la flora intestinal ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer de colon, enfermedades autoinmunes, hemorroides, alergias, e incluso problemas cardíacos, lo cual se logra mediante una dieta equilibrada  y baja en grasas saturadas, más la práctica de actividad física regular.