Amor

La Sirena: ¿Por qué deberías probar esta posición sexual?

Además de ser fácil de ejecutar, La Sirena garantiza un máximo placer para ambos integrantes de la pareja.

Lasirena
GettyImages

Descubrir nuevas posiciones sexuales siempre fortalecerá la relación y romperá con la monotonía.

Por lo tanto, si es lo que buscas para los momentos de intimidad con tu pareja, atrévete a incursionar en posiciones más allá de las tradicionales.

Es el caso de La Sirena, que les entregará a ambos una dosis extra de pasión y adrenalina.

¿En qué consiste La Sirena?

Para conseguir esta posición, la mujer tiene que acostarse en el borde de la cama, el escritorio o en cualquier superficie elevada.

Eso sí, se recomienda colocar una almohada bajo el trasero para conseguir una elevación adicional. Entonces, deberá levantar las piernas rectas en el aire, manteniéndolas juntas.

El hombre, por su parte, puede arrodillarse, si la cama es baja o mantenerse de pie, si la superficie es más alta. Además, podrá intercalar entre sostener las piernas de su pareja o tomarla de las caderas.

Se trata de una posición perfecta para lograr una penetración profunda, con un movimiento que resultará placentero para el hombre y la mujer.

La Sirena
Créditos: laverdadnoticias.com

¿Cuáles son sus beneficios?

-Permite una estimulación sexual intensa en ambos, a la vez que no coarta el contacto visual. Por lo tanto, no deja de ser romántica.

-Es muy fácil de ejecutar, ya que no requiere posturas rebuscadas.

-Es ideal para parejas en las que al hombre le gusta tener el control, mientras la mujer simplemente se dedica a disfrutar.

-Facilita los múltiples orgasmos en ambos amantes.

-Para ellas, es una de las posiciones más efectivas si se trata de marcar el abdomen. Esto, pues para sostener las piernas en el aire, la fuerza provendrá directo desde el abdomen.

-Es un buen ejercicio, ya que se queman varias calorías en el acto.

Lee también: ¿Cómo auto conocerte para así disfrutar de tu sexualidad?: Aquí te decimos todo lo que necesitas saber

En vivo

Si no supiste amar...