Amor

Derribando mitos del sexo anal: Consejos para una experiencia placentera

Hay mucha desinformación entorno a esta práctica sexual. Con la ayuda de un especialista te contamos cómo disfrutar sin dolor.

Derribando Mitos Del Sexo Anal  Consejos Para Una Experiencia Placentera

El próximo domingo 13 de junio se celebra el Día Mundial del Sexo Anal, una fecha que busca generar mayor conciencia y entregar mayor información sobre una práctica tan tabú. 

Y es que existen muchos mitos del sexo anal que se han generado en torno a esta práctica, ya sea por creencias falsas, por desinformación o porque se considera una experiencia llena de dolor. Esto lleva a que las personas no se animen a practicarlo, por miedo a vivir un episodio traumático. 

Pero la verdad es que esta experiencia también puede ser placentera. Así nos explica Karina López, licenciada en Psicología Clínica, Educadora Sexual Integral y Terapeuta con perspectiva de Género (@china_kalo): «El sexo anal puede ser placentero y una experiencia erótica potente para cualquier persona. Siempre y cuando sea con consentimiento sexual de todos los involucrados, que haya una comunicación previa clara en torno al tema, y, que se tomen los cuidados necesarios para generar esta experiencia sexual positiva».

Pareja

La especialista en sexualidad asegura que el sexo anal es una práctica libre de género, y que con la información adecuada, puede ser de gran estimulación.

«Esta es una zona altamente erógena ya que cuenta con muchas terminaciones nerviosas, por ende, al ser estimulada y dilatada adecuadamente, puede generar mucho placer», concluye la Educadora Sexual Integral. 

Terminando con los mitos del sexo anal

Tener una experiencia 100% placentera es posible. Para ayudarte a que sea así, en FMDOS con ayuda de Jazmín Sepúlveda, Jefa de Ventas de Detalle de la marca Starsex, te entregamos cinco consejos para aquellos que quieren probar por primera vez o desean revertir una mala experiencia. 

  1. Experimentarlo de forma libre y voluntaria 

El sexo anal debe ser con el consentimiento de ambos involucrados, y por ningún motivo bajo presión o chantaje emocional. El miedo es un enemigo del placer, y hacer un acto sexual obligada va contra tus derechos. 

Para esto, potencia la comunicación en pareja para entender qué buscan y cuáles son los límites. El consentimiento debe ser explícito previo al sexo anal. ¿No te gusta a pesar de intentarlo? No te preocupes, existen más juegos o prácticas sexuales, así que no te sientas obligada. 

  1. Siempre usa lubricante íntimo

A diferencia de la vagina, el ano no se lubrica de manera natural. Sin importar cómo sea la penetración, esta debe ser con la ayuda de un lubricante íntimo.

En este sentido, Jazmín Sepúlveda de Starsex recomienda los productos híbridos de silicona y agua, o solo silicona, ya que tiene mayor duración. Esto porque los lubricantes a base de agua son efectivos, pero son absorbidos rápidamente por la piel.

¡Ojo! La vaselina no sirve ya que no fue fabricado para usar en la zona genital, lo que puede causar irritaciones, alergias y además rompe el condón, ya que no es compatible con el látex. 

«Acá es importante detenerse y decir claramente que es importante usar condón cuando se tiene sexo anal. Ya que, si bien la mujer no puede quedar embarazada, sí es una vía de transmisión de enfermedades sexuales (ETS)», explica la profesional.

Adicionalmente debes saber que es muy importante cambiar el condón si vas a tener sexo anal y luego vaginal. Esto aumenta el riesgo de padecer infecciones como la cistitis, esto por las bacterias naturales que se encuentran en la zona anal.

mitos del sexo anal
  1. Necesitas tiempo

Las personas que usualmente tienen una mala experiencia con el sexo anal, es porque sus parejas han sido impacientes, y no realizaron la dilatación y la estimulación para una experiencia placentera. 

Además del lubricante, puedes utilizar otro tipo de juguetes sexuales como los dilatadores anales, masajeadores prostáticos, y plugs. 

Si generas una penetración sin lubricante y sin juego previo, seguramente la experiencia será dolorosa y cero placentera. 

  1. Dejar de normalizar el dolor 

El sexo anal no es doloroso por naturaleza, y debes saberlo. «Sentir dolor en el sexo no es normal, salvo cuando nosotr@s, de manera consciente y consensuada con nuestra pareja, decidimos transformar el dolor en placer. Pero si no es así, es un claro indicador que hay algo que falta, qué sobra o que no está bien», asegura Jazmín. 

  1. Eliminemos las etiquetas

El sexo anal es una práctica libre de género, poderosa y muy placentera. En ocasiones las personas heterosexuales con pene pueden tener prejuicios de sentir nuevas sensaciones en la zona anal. Pero la verdad es que ellos cuentan con la Zona P, que viene de la próstata y que es altamente erógena, que es estimulada en esta área.

Al liberarnos de las etiquetas entendemos que esta práctica sexual «para personas con vulva, para personas con pene, para personas heterosexuales, para personas homosexuales, para personas no binarias».

Y tú, ¿eliminaste los mitos del sexo anal?