Nati Bobadilla

René O’Ryan no se rinde pese a duro pronóstico: “El cáncer se puede ganar”

El ex instructor René O´Ryan (51) conversó en extenso con “Bienvenidos” sobre el cáncer que está enfrentando hace 7 meses. Le pronosticaron un año de vida, pero él ha decidido no someterse a tratamientos convencionales.

El diagnóstico inicial de los doctores fue esofagitis. Sin embargo, de inmediato él se dio cuenta que algo más había en los dolores que sentía al comer.

“Uno tiene que aprender a escuchar su cuerpo, el cuerpo da señales y las señales mías ya eran heavy, algo había ahí que se atoraba”, comentó O’Ryan en la entrevista que fue emitida este viernes por el matinal de Canal 13.

“Entonces, por mucho que un especialista me dijera que podía ser una irritación, yo sabía que no lo era, por lo que  pedí que me hicieran una endoscopía y ahí apareció un monstruo, porque era gigante”, reveló sobre los primeros análisis.

En efecto, se trataba de una adenocarcinoma que partía en el estómago, seguía en el esófago y tenía gabglios en la ingle comprometidos. “Es decir, era cáncer en etapa 4”, explicó el ex instructor de “Pelotón”.

Como consecuencia y tras consultar con otros especialistas, aceptó hacerse radio y quimioterapia, pero pidió un mes para hacer sus propias terapias. De esta forma, investigó por su cuenta y comenzó a tratarse siguiendo una dieta y agregando diversas hierbas. Además, eliminó las carnes, los lácteos y el azúcar.

Se sometió entonces a la radiación y a la quimioteraía con exitosos resultados en un comienzo, aunque pronto se le descubrió un nuevo cáncer metastásico en el hígado con desolador pronóstico.

“Ahí me dicen ya no hay solución para tu cáncer y tu sobrevida es de un año”, explicó René O’Ryan, quien tomó fuerzas nuevamente para darle la pelea a la enfermedad.

“El cáncer se puede ganar. El 50% está en la cabeza de uno, que es fuerza, voluntad fe y esperanza, y el otro 50% la dieta y todo lo que es alternativas”, comentó asegurando que ya no hará la quimioterapia que le recomendaron hacer.

Ello, pues creó su propio tratamiento que plasmará en un libro (“El combate de mi vida”) y que, entre otras cosas, incluye muérdago, graviola, amalaki y veneno de escorpión.