Érika Cabrera Cabrera

Rejuvenece tu rostro con esta mascarilla de leche y azúcar

Siempre hablamos de los poderes naturales que poseen muchos alimentos y esta vez no es la excepción. Y es que combinadas en una mascarilla casera, la leche y el azúcar pueden hacer milagros sobre  tu piel.

¿A qué se debe tanta maravilla? Este tratamiento combina los poderes del ácido láctico, presente en la leche y del ácido glicólico, extraído del azúcar.

El ácido láctico, por un lado, contribuye a erradicar los signos de la edad, funciona como exfoliante natural, y otorga suavidad y brillo a la piel.

Leche de cabra

El ácido glicólico, por otro lado, es un excelente aliado para combatir las manchas, marcas de acné y espinillas, así como para eliminar las células muertas del rostro.

Y si a eso le sumamos las bondades del limón, que aporta vitamina C para suplir de energía y antioxidantes,  el resultado será una piel tersa, suave, renovada y brillante.

Ingredientes: Una cucharada de azúcar, una cucharada de leche entera, el jugo de medio limón  y tres cucharadas de agua.

Preparación:

  • En un recipiente con agua, agregar y mezclar la leche con el jugo de limón. Como resultado se obtendrá leche agria, que es lo que produce el ácido láctico.
  • Luego, añadir el azúcar y volver a mezclar bien todos los ingredientes.
  • Al obtener una pasta homogénea, aplicarla sobre la piel limpia y previamente lavada con agua y jabón, con un algodón o con las yemas de los dedos.
  • Se deben masajear las distintas zonas del rostro con masajes circulares, muy suaves y sin tirar de la piel.
  • La mascarilla debe permanecer allí por un máximo de 15 minutos y luego ser retirada con abundante agua.

Revisa: 12 formas de cuidar la piel en distintos países del mundo