Érika Cabrera Cabrera

8 buenas razones para comer carne de pollo a diario

Se trata de un alimento básico presente en la cocina de todo el mundo y además muy saludable, por lo que es recomendado por médicos y nutricionistas.

  • Es rica en proteínas: La carne de pollo contiene un alto porcentaje de proteínas, a la vez que contiene muy poca grasa, especialmente la pechuga. Esto la convierte en un alimento ideal para personas que deseen bajar de peso, así como para deportistas que someten sus músculos diariamente a intensos entrenamientos físicos.
  • Es rica en triptófano: La carne de algunas aves, como la del pollo o el pavo, contiene un aminoácido esencial llamado triptófano. A este aminoácido se le atribuyen propiedades antidepresivas, ya que está científicamente demostrado que es capaz de favorecer la producción de serotonina en el organismo.
  • Cuida los huesos: El alto contenido en proteína que aporta la carne de pollo ayuda a mantener los huesos sanos, así como a evitar la descalcificación que se produce a medida que pasan los años. Se ha comprobado, además, que este tipo de carne es muy eficaz para prevenir la osteoporosis que sufren las mujeres, principalmente, después de la menopausia.
  • Mantiene el corazón saludable: La carne de pollo es muy eficaz para combatir los niveles del aminoácido homocisteína, que a veces se acumula en la sangre. Este aminoácido es el causante de diversas enfermedades de tipo cardiovascular y del detrimento del buen estado de salud del corazón.

  • Es rica en fósforo: Éste es otro de los minerales esenciales que contiene la carne de pollo. Por ello, consumir con frecuencia este tipo de ave contribuye a mantener sanos los dientes, así como a cuidar el hígado y el sistema nervioso central.
  • Es bueno para el metabolismo: El alto contenido en vitamina B6 que posee la carne de pollo, lo convierte en un alimento esencial para el correcto desarrollo del metabolismo. Es decir, para que se produzca de la mejor manera la combustión de todas las calorías ingeridas durante del día.
  • Mejora la piel y la vista: El hígado del pollo contiene vitamina B2, también conocida como riboflavina. Esta vitamina ayuda a mantener una piel sana y correctamente hidratada. Por otro lado, es un ave que goza de grandes cantidades de retinol, licopeno y beta caroteno; todas ellas, indispensables para mantener siempre a punto la visión.
  • Posee alto contenido en selenio: La carne de pollo contiene también una importante cantidad de selenio, que es un mineral esencial que contribuye a mantener sano el sistema inmunológico.