¿Eres una mamá alfa? Descubre si te sientes identificada

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre la mamá alfa? Este concepto es bastante común y varias mujeres chilenas podrían sentirse identificadas. Y es que a pesar de que las responsabilidades de los hijos casi siempre recaen más en las mamás, el concepto de madres alfa se refiere a mujeres que son capaces de gestionar de forma […]

Detienen al creador del peligroso desafío de la ballena azul

Joven de Coronel anunció que transmitiría su suicidio en Youtube por el reto de la ballena azul

¿Qué es la alergia alimentaria?

ESTIMULACIÓN Y DESARROLLO

¿CUÁNTA TELE VEN TUS HIJOS?

Según un estudio del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), hoy los niños llegan del colegio a la casa a ver televisión, cifra que aumenta a medida que crecen. Por ejemplo, las guaguas entre 7 y 18 meses pasan menos de 2 horas frente a una pantalla; mientras que los de 19 y 23 meses llegan a ver cerca de 2,86 horas al día. Esto aumenta con el tiempo, por lo que un niño de 5 años llega a ver 4 horas diarias, expuesto a programas que en su mayoría tienen contenidos enfocados para adultos. El desafío es crear actividades atractivas para las tardes y compartir con ellos, reemplazando la televisión sin que suene a castigo.

¡CANTAR PARA ESTIMULAR!

Alrededor del año, los niños empiezan a decir sus primeras palabras. Como padres puedes ayudarlos con la forma en que te diriges a tus hijos, para que sea más fácil aprender a hablar. Lo primero es no intentar adivinar lo que quieren decir. Si apunta algo no debes decirle “¿La mesa?, ¿el plato?”, sino esperar que se esfuerce para comunicarse. Respeta sus silencios porque si le hablas sin parar, el niño no desarrollará los turnos de palabra y además puedes crearle mucha ansiedad. También ayuda mucho cantar con ellos: les resulta más sencillo recordar las palabras ligadas a un ritmo musical, sobre todo porque se divierten. Y a esta edad solo aprenden lo que necesitan, les gusta o divierte.

¿QUÉ DEBE TENER UNA COLACIÓN SALUDABLE?

Los niños aprenden todo de sus padres, especialmente cuando les inculcas una alimentación saludable. Hoy en día muchos niños tienen jornada completa en sus establecimientos educacionales por lo que es importante tener en cuenta el tema de las colaciones saludables. Los expertos recomiendan que la lonchera ideal debe contener, al menos, tres tipos de alimentos: carbohidratos (cereales, pan y galletas integrales), proteínas (huevo, yogurt, pollo cocido y atún) y vitaminas (frutas y verduras).

LA EDAD DE LAS RABIETAS

Las rabietas forman parte de la conducta de los niños, especialmente alrededor de los tres años. Es la edad de la obstinación, que supone una barrera contra la voluntad de los demás. A través de las rabietas, el menor quiere mantener su propia opinión, aunque sea de forma violenta. Es la edad de la desobediencia, porque el niño quiere poner a prueba un naciente sentimiento de independencia. Se trata de una edad que implica un importante compromiso educativo por parte de los padres: sé paciente, no discutas con tu hijo, evita los gritos y distraelo haciendo dibujos o cambiando el esquema.

EL FRASCO DE LA CALMA

¿Has escuchado sobre el método Montessori? Es un método novedoso y revolucionario para educar a los niños sin recurrir al castigo, sino a través del afecto y del respeto. Dentro de sus ideas desarrollaron el “frasco de la calma”, que sirve para calmar a los menores. Consiste en un simple frasco de plástico que es llenado con agua, pegamento y purpurina. Úsalo cuando tu hijo tenga un momento de pena, llanto, estrés o rabia. Solo debe agitarlo y distraerse con los brillos, enfocando su atención en el frasco. A largo plazo, ayudará a que tu hijo sea más consciente de su respiración y sepa cómo despejar su mente ante situaciones de ansiedad o angustia.

¿QUÉ DICEN LOS DIBUJOS DE TUS HIJOS?

¿Te has fijado en los dibujos que realiza tu hijo? Un simple dibujo es como una foto instantánea desde el punto de vista del niño: puede esclarecer los vínculos fuertes que el niño comparte con su familia, que son importantes reconocer y validar. Es muy común que algún pariente cercano no esté en el dibujo. Cuando notes esto, no se lo digas inmediatamente. Deja que tu hijo hable del dibujo y luego pregúntale dónde está esa persona. No necesariamente significa algo, muchas veces el niño hizo el dibujo apurado. Aunque muchas familias estén separadas o los papás divorciados, el niño suele dibujar a la familia como una unidad. Sin embargo, si el papá no figura mucho, puede que nunca forme parte de los dibujos. No fuerces a tus hijos, aprende a conocerlos tal y como son.